Elecciones generales

Puig sobre el liderazgo de Pedro Sánchez: “Todo es revisable”

El presidente valenciano defiende "recuperar lo anulado en la sentencia del Estatut"

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig (PSOE), sorprendió ayer a propios y extraños refiriéndose al liderazgo de Pedro Sánchez como secretario general como “revisable”. Puig, uno de los barones socialistas más próximos a la presidenta andaluza Susana Díaz, se expresó en unos términos que parecieron un mensaje a Sánchez: el de que su aval dependerá del resultado de las elecciones generales. ¿Está consolidado el liderazgo de Pedro Sánchez?, le preguntaron en un desayuno informativo en Madrid. “Sí, por supuesto”, fue su primera respuesta. ¿Hasta el 20 de diciembre?, le insistió el entrevistador, y entonces Puig aseguró: “Carpe diem (vive el momento), tempus fugit (el tiempo vuela). Todo en la vida, efectivamente, es revisable”.

Más información

 Puig se pronunció así en presencia del secretario de Organización del PSOE, César Luena, y del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que acudieron a la conferencia. “El liderazgo de Pedro Sánchez va a ser consolidado y respaldado en las urnas”, subrayó después Luena. El propio Sánchez sostuvo que se considera respaldado por Ximo Puig “todos los días del año”. En conversación con EL PAÍS, Puig aseguró que tal vez no se expresó bien y que su respaldo es “total” a Pedro Sánchez.

El presidente valenciano propuso también este lunes —como “punto de partida” para resolver el encaje político de Cataluña en España— recuperar el Estatuto catalán en su versión previa a la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010, que lo recortó en algunos aspectos. El barón socialista defendió además el reconocimiento de Cataluña como nación tal y como figura en el preámbulo del texto, sin eficacia jurídica según el Constitucional. “Ese Estatuto fue aprobado por el PSOE en el Congreso”, subrayó Puig.

Entre el Estatuto que salió del Parlament a finales de 2005 —y que José Luis Rodríguez Zapatero había prometido apoyar antes de ser presidente— y el texto que quedó tras la sentencia del Constitucional en 2010 hay notables diferencias. Los cambios mermaron el reconocimiento político que la Cámara atribuía a Cataluña y algunas nuevas competencias de autogobierno, por lo que numerosos actores políticos ven en aquella resolución el origen del malestar en amplios sectores de la sociedad catalana.

La propuesta que realizó Puig en un desayuno informativo en Madrid pretende volver al punto de partida, de manera que se recupere “lo anulado en la sentencia del Estatut”. Es decir, “que se constitucionalice” el texto que se aprobó en referéndum en Cataluña en 2006, explica Puig a EL PAÍS. “Hubo un acuerdo en el Congreso de los Diputados y los catalanes lo votaron en referéndum”, señala. “Si vamos a una reforma constitucional sería absolutamente necesario empezar por el principio y constitucionalizar aquello que se aprobó por el Parlamento de España”, apunta.

El fallo del Constitucional anuló total o parcialmente 14 artículos del Estatut, entre ellos el que establecía que el catalán debía ser la lengua de uso “preferente” o el que creaba un Consejo de Justicia de Cataluña. El presidente valenciano defiende su propuesta “para el inicio del diálogo” y no sabe dónde puede acabar ni es él quién para decirlo.

Reconocer la nación

Puig respalda también el reconocimiento de Cataluña como nación tal y como figura en el Estatut, es decir, en un preámbulo sin efectos jurídicos, según el Constitucional. “Yo, en los términos en los que se habla de nación en el preámbulo que aprobó el Congreso, creo que no hay ningún problema”, dijo. Preguntado sobre si debería reconocerse a Cataluña como nación en la Constitución, lo que sí tendría efectos jurídicos, evitó definirse: “No voy tan lejos como eso. No me pronuncio”.

Los socialistas catalanes acogieron de buen grado la propuesta de Puig, pero se abrieron a que la fórmula escogida sea de consenso y no pase necesariamente por el término “nación”. “La palabra que reconozca la singularidad catalana tiene que ser fruto del consenso y la negociación”, afirmó la portavoz del PSC, Esther Niubó.

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, rechazó sin embargo el planteamiento de Puig: “En Cataluña ya hemos ‘pasado pantalla’ y no retornaremos a 2009. Nadie sale a la calle a pedir un nuevo Estatut. Hemos obtenido un mandato democrático de los ciudadanos que va mucho más allá de esto, y que se traduce en conseguir la independencia de Cataluña”, dijo Sabrià, informa Efe.

El secretario de organización del PSOE, César Luena, opinó que lo que propone su partido —que está aún trabajando en definir su proyecto territorial— es “absolutamente compatible” con el planteamiento de Ximo Puig.

La propuesta del presidente valenciano incluye también abrir nuevas vías de participación de Cataluña en la Unión Europea, así como convocar la comisión bilateral Estado-Generalitat. "Hay que intentar recuperar los afectos y luego tomar la iniciativa del diálogo y la propuesta". Puig propone también un nuevo modelo de financiación autonómica basado en tres "tramos de recursos" en el que el tercero permita a las comunidades un "espacio fiscal propio para decidir sus niveles impositivos". El socialista cree en una "Agencia tributaria federal" y por ello está poniendo en marcha una "Hacienda tributaria valenciana, que está en nuestro estatuto".

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50