_
_
_
_
_

Guerra de banderas en Llodio

El Ayuntamiento de EH Bildu de Llodio disimula la bandera española poniendo otras siete en la fachada del Ayuntamiento, en cumplimiento de una sentencia

banderas en el Ayuntamiento de Llodio.Vídeo: EL PAÍS

Urquijo contra Urkixo. El delegado del Gobierno en al País Vasco, Carlos Urquijo y el alcalde de Llodio, Natxo Urkixo, circulan en dirección contraria. Vecinos los dos de la segunda localidad más grande de Álava, Llodio, —un feudo tradicional del nacionalismo, en el que se alternan los ayuntamientos del PNV y de la izquierda abertzale—, se han enfrentado en los tribunales por la ausencia de la bandera española en la balconada del consistorio. Esta vez ha ganado el primero. Pero el segundo ha optado por una solución imaginativa.

El Ayuntamiento de Llodio (Álava), gobernado por EH Bildu, ha colocado la bandera de España en su balconada para cumplir con una sentencia judicial y evitar así que su alcalde resultara inhabilitado. El asunto es que para hacer algo que en el ayuntamiento no desean han optado por llenar la balconada de banderas, y de esa forma que la española pase desapercibida entre las de "nacionalidades hermanas". Ahora junto a la vasca y a la española están la de Nicaragua y el Sáhara, y las de "algunos pueblos que, al igual que Euskal Herria, están buscando un sitio propio en Europa, como Cataluña y Escocia", cita el alcalde en un bando. Es una secuela de la guerra de las banderas que se libra en Euskadi desde hace décadas. La gran diferencia es que antes había heridos detenidos y destrozos, y ahora, a lo sumo, picardía y alguna multa.

Voy a mantenerme vigilante" para que se cumpla la sentencia

Un juzgado de Vitoria condenó al alcalde a multas de 1.500 euros mensuales por negarse a colocar la bandera española en un lugar destacado de la casa consistorial y que tendrá que pagar hasta que sea restaurada. Urkixo se convirtió de esa manera en el primer alcalde condenado en Euskadi por este motivo, como consecuencia de un conflicto judicial que data de 2008 cuando el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estimó un recurso de la Abogacía del Estado y ordenó que la bandera española se izase en el Ayuntamiento. La sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Vitoria recoge que el alcalde es el "responsable directo" del "reiterado incumplimiento" del consistorio para acatar los mandatos judiciales. EH Bildu reaccionó de inmediato "Es una imposición del Estado español", criticaron

Urquijo, que antes de delegado del Gobierno y Parlamentario fue concejal del PP en Llodio durante los años más duros en los que el cuartel de la Guardia Civil era un objetivo prioritario de la banda, —sufrió dos ataques— y los concejales del PP y del PSE también, anunció hace diez días al hacerse pública la sentencia que se iba a mantener "vigilante" y adelantó que de persistir la negativa a izar la bandera española solicitará la inhabilitación del alcalde por desobediencia y prevaricación.

Urkixo, pese a expresar su "profundo desacuerdo" con este fallo, ha acabado por izar la bandera junto a otras siete, las citadas, la de Llodio y la de Álava. Primero el alcalde abertzale colocó la bandera de España en el tejado del consistorio, pero no coló. Urquijo recurrió y ganó. Tras ubicar las enseñas en la balconada, todas del mismo tamaño, el alcalde ha emitido un bando en el que explica el proceso judicial y justifica la obligación del gobierno municipal de cumplir ya con una resolución firme, porque, de no hacerlo, "el Estado español procederá" a su "inhabilitación". Añade que la sentencia hace una "interpretación torticera" de la Ley de Banderas y, aunque muestra su "profundo desacuerdo", reconoce que está "obligado" a cumplirla porque la resolución es firme y se han agotado las posibilidades de recurrirla.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Urkixo explica también en ese bando que el equipo de gobierno municipal ha decidido colocar la enseña de España junto a las otras siete banderas al estimar que así se responde "de manera mucho más satisfactoria al sentir general que poniendo la bandera española". El alcalde asegura en su bando que el Ayuntamiento representa a la ciudadanía de la localidad y que trabaja "en su favor", mientras que el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, "intenta imponer su voluntad", "muy alejada" de la realidad de Llodio, "a la fuerza".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Pedro Gorospe
Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_