Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La captura de la cúpula política de ETA en Francia certifica su derrota

“Es el acta de defunción de ETA”. Así ha calificado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, la operación que ha descabezado la cúpula política de ETA

ATLAS

"Es el acta de defunción de ETA”. Así calificó este martes el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, la operación que ha descabezado la cúpula política de ETA, desarrollada por la Guardia Civil y la policía francesa en Saint-Étienne de Baïgorry. Cuatro personas han sido detenidas, entre ellas los dos jefes de la banda, Iratxe Sorzabal y David Pla, y el antiguo jefe del aparato internacional, Ramón Sagarzazu. En el registro de la casa ha sido hallada abundante documentación y dos pistolas.

Iratxe Sorzabal
Iratxe Sorzabal.

Los cuatro habían quedado para mantener una reunión en una casa rural de Saint-Étienne-de-Baïgorry, en el departamento de Pirineos Atlánticos. Iratxe Sorzabal, de 43 años, y David Pla, de 40, eran “los únicos liberados que quedaban” y —junto al histórico José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, huido desde 2002— son los actuales máximos jefes de ETA, los dirigentes del aparato político de la banda. Ramón Sagarzazu, Ramontxo, de 49 años, el cuarto detenido, era el antiguo jefe del aparato internacional de la organización terrorista.

Miembros de la Direction Générale de la Sécurité Intérieure (DGSI) francesa, coordinados con la Guardia Civil, les pusieron este martes las esposas en el marco de la Operación Pardines, denominada así en homenaje a la primera víctima mortal de los etarras, el guardia José Antonio Pardines, asesinado en 1968 en un control de carretera.

La captura de la cúpula política de ETA en Francia certifica su derrota

Los agentes de la DGSI y la Guardia Civil llevaban días apostados en los alrededores de la vivienda, llamada Chambres h’Hotes Agorerreka, donde tenían información de que se iba a producir una reunión de la totalidad de la cúpula de la banda, según fuentes de la lucha antiterrorista. Asaltaron la casa, situada al lado de la carretera, hacia las 12.30. Testigos presenciales en la zona aseguraron haber escuchado al menos tres detonaciones sobre esa hora.

Única baza de la banda

Las detenciones de Sorzabal y Pla, junto al propietario de la casa en la que se reunían (François Flores, de 45 años y nacionalidad francesa) y Sagarzazu, cuya identidad dio lugar este martes a confusas informaciones sobre la posibilidad de que fuese Josu Ternera o su hijo—, suponen en todo caso la eliminación de la estructura de la dirección encargada de gestionar el arsenal armamentístico y explosivo de que aún dispone la organización terrorista. Estos últimos dirigentes etarras, tras protagonizar el fracaso de las negociaciones de desarme con el Gobierno en Oslo en 2013, eran la única baza que le quedaba a la banda.

Después de que el 20 de octubre de 2011 ETA anunciase —con un comunicado a los diarios Gara y Berriael “cese definitivo de su actividad armada”, inició un complejo proceso de reestructuración de sus “aparatos”.

El 20 de julio de 2014 la organización terrorista anunciaba públicamente que estaba realizando dicha reestructuración interna, que contemplaba el desmantelamiento de su entramado “logístico-militar”, la creación de una nueva rama “técnico-logística”, encargada del sellado de sus depósitos de armas, y el reforzamiento de su “aparato político”, todo ello sin suprimir las estructuras necesarias para su funcionamiento interno.

David Pla ampliar foto
David Pla.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, manifestó en Bruselas —donde acudía a una reunión de ministros europeos para negociar las cuotas de refugiados— que lo único que queda es que la banda admita que ha sido desmantelada. La policía española calcula que menos de media docena de etarras siguen residiendo en la clandestinidad en Francia.

Fernández Díaz consideró que la estructura militar y logística de ETA estaba ya extinguida y que quedaba la pata política, que ahora se encargaba de vigilar los zulos o escondites de armas y explosivos de la banda. Díaz se mostró en cambio pesimista respecto a que ETA llegue a emitir un comunicado de disolución.

Aunque la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones, varias fuentes consultadas dan por acabada definitivamente a ETA, ante la ausencia de un relevo generacional y de personas con peso específico con capacidad para sustituirlos. Incluso varios veteranos de la lucha antiterrorista niegan que Josu Ternera, con 66 años, tenga capacidad para tomar el liderazgo: “Es una figura más simbólica que otra cosa”.

Los últimos perseguidos

Órdenes de búsqueda. Iratxe Sorzabal y David Pla, los dos detenidos, acumulan varias órdenes de búsqueda, detención e ingreso en prisión emitidas por diferentes Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional.


Negociaciones. Han participado en las negociaciones para la disolución de la banda, sin que se llegase en ninguna de ellas a acuerdo alguno. Pla, Sorzabal e Izaskun Lesaka fueron las tres personas que el 20 de octubre de 2011 leyeron encapuchados el comunicado que echaba el cierre a más de 40 años de atentados terroristas con el anuncio del cese definitivo de la violencia.


Josu Ternera. Con 66 años, cruza toda la historia de ETA desde el atentado a Carrero Blanco en 1973. Está huido desde 2002.

Más información