Gibraltar critica a Margallo por su “falta de diplomacia”

Picardo recomienda un psicólogo al alcalde de Algeciras por acusarle de refugiar a traficantes

Vista aérea de La Línea. Al fondo, Gibraltar.
Vista aérea de La Línea. Al fondo, Gibraltar.ricardo gutiérrez

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha criticado al responsable de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, quien afirmó el pasado 18, en relación con el contrabando procedente del Peñón, que, “aunque fumasen todos los niños y los simios de Berbería, no podrían consumir ese tabaco”. Picardo ha replicado que “no aprecia diplomacia” en sus palabras y ha aprovechado para cargar contra el alcalde de Algeciras y diputado del PP, José Ignacio Landaluce, de quien dijo que “vive en un mundo paralelo” y le recomendó un psicólogo por acusar a Gibraltar de ser “refugio de narcotraficantes”.

Picardo, quien mantuvo el primer encuentro oficial con el alcalde de La Línea, Juan Franco (del partido independiente La Línea 100 por 100 y que gobierna con el apoyo del PP), no consiguió eludir el conflicto, agravado por los disparos al agua de una patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) junto a una embarcación de Gibraltar el pasado sábado.

Más información
Margallo: “Aunque niños y simios fumasen en Gibraltar, no consumirían tanto”
Versión del Gobierno de Gibraltar sobre el suceso (en inglés)
Diez puntos calientes en el conflicto entre Gibraltar y España desde 2005

El ministro principal criticó a Margallo por su falta de diplomacia, pese a ser el jefe de la misma, y añadió, en relación con el contrabando, que si él hiciera referencia a la cocaína que entra en Europa por el puerto de Algeciras estaría “difamando a las fuerzas de seguridad”.

Fabián Picardo, aseguró que su Gobierno solo quiere “colaborar” y “respeto”. También acusó a los líderes del Gobierno español, que han anunciado que se seguirá patrullando en la bahía de Algeciras, de “sugerir que van a seguir incumpliendo la ley”.

Exteriores respondió el miércoles a las quejas por la acción del SVA ofreciendo “plena disposición para explorar fórmulas para mejorar la cooperación con Reino Unido en la lucha contra el crimen organizado”. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha insistido este jueves en esa línea: “Las relaciones con Gibraltar no se tienen que tensar sino buscar momentos de colaboración y entendimiento”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Báñez, que ha visitado la localidad onubense de Ayamonte, ha destacado que las relaciones de España con el Reino Unido son "buenas". "Tenemos que llevarnos bien con ese país amigo", ha añadido.

La ministra, al igual que ya comunicó Exteriores, niega la existencia de incidente alguno porque considera que las aguas son españolas y la acción del SVA respondió a su labor de controlar el contrabando en la zona. "Cuando estamos hablando de territorio español no tenemos nada más que decir", ha afirmado Báñez.

Picardo se ha reunido esta mañana por primera vez con el alcalde de La Línea en un encuentro "oficial" para abordar los problemas en la frontera. Franco se ha mostrado a favor de favorecer las buenas relaciones y mejorar los accesos al Peñón porque suponen un beneficio para ambas partes.

El alcalde linense ha señalado que le ha trasladado a Picardo "de primera mano el deseo de cooperar en distintos apartados, además de dejar constancia del deseo de fomentar la inversión de empresas gibraltareñas en La Línea". El regidor ha querido dejar al margen el suceso al entender que las relaciones de los Gobiernos no son competencia municipal.

Sobre la firma

Raúl Limón

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS