Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julián Muñoz y Del Nido vuelven al banquillo por desvío de fondos

La Audiencia de Málaga juzga a 12 personas por el ‘caso Fergocom’

José María del Nido, a su entrada a los juzgados de Málaga en 2011. Ampliar foto
José María del Nido, a su entrada a los juzgados de Málaga en 2011.

Julián Muñoz, exalcalde de Marbella, y José María del Nido, expresidente del Sevilla CF y asesor jurídico del anterior en su etapa al frente de este Ayuntamiento, están en prisión por los honorarios irregulares que cobró el abogado sevillano durante cuatro años (1999-2003) de las arcas públicas del municipio malagueño. Es el conocido como caso Minutas, en el que ambos están sentenciados en firme a siete años de cárcel. Los dos volverán a sentarse ahora en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Málaga por la supuesta contratación ilícita de obras en 2001 y 2002. La Fiscalía Anticorrupción pide cada uno de ellos 11 años de reclusión.

La sección octava es la encargada de juzgar a partir del 2 de septiembre, según han notificado este lunes, el caso Fergocom, el nombre de la empresa a través de la cual se habrían cometido las irregularidades. Según la calificación provisional del ministerio público, la sociedad se creó con el fin “prácticamente exclusivo” de realizar obras para el Consistorio de Marbella y, supuestamente, para canalizar el traspaso de bienes de propiedad municipal a las familias Del Nido y Muñoz. El perjuicio para las arcas de Marbella se estima en 1,6 millones de euros.

En este procedimiento hay 12 acusados, incluidos dos hermanos del expresidente del Sevilla CF, que se enfrentan a una petición fiscal de 10 años y 10 años y medio de prisión. También se enjuicia a varios exconcejales de la etapa del gilismo y a un exinterventor del Ayuntamiento. Los delitos presuntamente cometidos son fraude en la contratación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento oficial y prevaricación administrativa. La vista oral se desarrollará a lo largo de 25 sesiones y arrancará con las cuestiones previas y la declaración de los acusados.

Tras agotar todas las vías y recursos posibles, Del Nido ingresó en prisión por el caso Minutas en marzo de 2014. Actualmente cumple condena en el penal de Huelva, desde donde ha sido trasladado este jueves a Málaga para afrontar el juicio. Julián Muñoz está encarcelado desde abril de 2013, cuando se hizo pública la sentencia del caso por blanqueo en el que fue juzgado y condenado junto a Isabel Pantoja y a su exesposa, Maite Zaldívar. Ya estaba en prisión cuando el Tribunal Supremo confirmó los siete años de cárcel por el caso Minutas.

El nuevo juicio contra el exalcalde de Marbella tiene lugar poco después de conocerse su delicado estado de salud, que ha provocado que el Juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga le conceda el tercer grado por enfermedad “grave e incurable”, decisión que ha revocado la Audiencia de Málaga, porque su estado no es "terminal". De este modo, Muñoz permanecerá en prisión por ahora. Los informes forenses han certificado que Muñoz presenta varias secuelas y recibe tratamiento por diversas patologías, entre ellas, cardiopatía isquémica, artrosis vertebral, hipertensión y diabetes.

Sobre el caso Fergocom, las irregularidades se habrían cometido en distintas fases. Según la acusación pública, en la primera se estableció un acuerdo con los hermanos Del Nido para adjudicar obra pública a la empresa, prescindiendo “absolutamente” de los procedimientos establecidos para la contratación pública. Después se procedió a la “aparente ejecución de los trabajos” y Fergocom emitió 501 facturas a una sociedad municipal por un importe de cinco millones de euros. Anticorrupción afirma que en algunos casos se facturó un sobrecoste, en otros no se pudo determinar si las cantidades eran reales y acordes a los precios del mercado y en otras ocasiones, los trabajos “nunca se realizaron”.

En una tercera fase se habría producido el abono por parte del Ayuntamiento. Muñoz y los hermanos Del Nido habrían “concertado”, por un lado, pagos con transferencias de bienes inmuebles mediante convenios de dación en pago; y por otro, retribuciones de dinero a través de transferencias bancarias.

Más información