Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos radares que vigilan las carreteras este verano

Los agentes de Tráfico del País Vasco usan 'pistolas' láser para controlar la velocidad

La DGT pone en marcha este viernes otro dispositivo especial por la Operación Salida

Operación Salida
Un agente francés utiliza un radar láser similar al que, desde este verano, usan los efectivos de Tráfico de Euskadi. afp

Tráfico vuelve a incrementar este fin de semana estival la vigilancia de las carreteras. Con motivo de la Operación Salida, la DGT ha desplegado de nuevo un dispositivo especial. Como cada fin de semana del verano. Este plan se ejecuta "desde que los ciudadanos dejaron de irse en dos turnos de vacaciones e, incluso, en quincenas". "Ahora optan por dividirlas en periodos más cortos y empezarlas haciéndolas coincidir con el fin de semana", apunta Tráfico, que este 2015 ha sumado a dicha iniciativa la publicación, por primera vez, de los tramos donde se colocan los radares móviles. Esa medida se aplica en todo el país, excepto en Cataluña y el País Vasco, donde las competencias se encuentran transferidas. En esta última comunidad han optado, en cambio, por otro modelo de gestión de la velocidad: los agentes ya utilizan "pistolas láser" para cazar a los infractores.

Estos cinemómetros, que la DGT ha descartado usar en el resto del Estado, pueden medir la velocidad de los vehículos a más de 1.000 metros de distancia y fotografiarlos a 200 metros. "Los agentes de la Ertzaintza podrán colocarse en lugares donde no se podría aparcar un vehículo, lo que supone que se amplíe el control a zonas donde se circula a 30 kilómetros por hora, vías secundarias y cercanías de colegios u hospitales", señalaron los responsables vascos de Tráfico hace unas semanas, cuando presentaron los nuevos radares pistola. "Permite trabajar de manera selectiva en vías de alta capacidad, identificando el vehículo infractor sin equívocos", apostillaron.

Más de 11.000 multados en una semana 

La DGT prepara para la próxima semana —del 20 al 26 de julio una campaña intensiva de control de la velocidad. Antes, entre el 6 y el 12 de este mes, ya ha desarrollado otra similar centrada en el estado de mantenimiento de los vehículos. Según los datos ofrecidos por Tráfico, los agentes de la Guardia Civil han multado en solo una semana a 10.700 conductores, a los que ha puesto 11.750 denuncias. La mayor parte (un 30%), por circular con la ITV caducada o sin haberla superado.

Tras aumentar el número de muertos en las carreteras por primera vez en once años, el organismo ha intensificado la vigilancia sobre el parque móvil, que ha llegado a calificar como "obsoleto". "En 2014, la antigüedad media de los vehículos en los que viajaban las víctimas mortales era de 12,3 años. En los seis primeros meses de 2015, esa cifra se ha elevado hasta los 13,6 años", explica la DGT, que señala que durante la pasada semana también se sancionó a otros 668 conductores por el mal estado de los neumáticos.

El resto de multas emitidas en ese periodo se impusieron, entre otros motivos, por no llevar la documentación obligatoria del vehículo 1.450 conductores denunciados—; por deficiencias en las luces o intermitentes (353); y por llevar la matrícula deteriorada o no visible (272). "Un vehículo en mal estado no solo aumenta el riesgo de accidente entre sus ocupantes, sino el de los otros automóviles que circulan", subraya Tráfico.

Más información