Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niveles de alerta antiterrorista en España y qué suponen

El nivel cuatro supondrá un aumento visible de la vigilancia policial en las calles

España tiene cinco niveles de alerta antiterrorista, que se activan en función del análisis de la amenaza de atentado que se cierne sobre el país. La decisión de proponer qué nivel de prevención se activa corresponde al Ministerio del Interior, tras oír a los servicios antiterroristas del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Jefatura de Información de la Guardia Civil y la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía. Los atentados de Túnez y Francia han llevado a elevar la alerta del nivel 3 al 4, sobre un nivel de 5. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado -lo que incluye a las policías autonómicas- pasan a una situación de máxima tensión.

Los niveles están contemplados en el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, que fue revisado en mayo de este año para adaptarlo a los sistemas similares de los países de nuestro entorno. La actual clasificación tiene cinco niveles, cada uno de los cuales activa diferentes tipos de acciones preventivas.

Nivel 1: riesgo bajo

Se establece cuando no existe ningún riesgo de atentado o la posibilidad es remota. Mantiene a los servicios de seguridad en situación de normalidad. Se implementan medidas genéricas "de identificación de potenciales objetivos terroristas"

Nivel 2: riesgo moderado

Ha estado activado hasta enero de este año. Sin embargo, como consecuencia de los atentados de París contra el semanario satírico Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos y cuatro heridos críticos, fue elevado al nivel superior. Supone un aumento de la vigilancia casi invisible, centrado en las potenciales amenazas y se centran en  "asegurar un óptimo control de los posibles objetivos de atentado terrorista".

Nivel 3: riesgo medio

Así estaba hasta este mismo viernes, cuando se produjeron los atentados de Francia y Túnez. Los servicios antiterroristas propusieron elevarlo por unanimidad. "Este incremento supone un refuerzo en la vigilancia de objetivos susceptibles e infraestructuras criticas", precisó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Al inicio de la puesta en marcha de este nivel fue cuando pudieron verse policías con armas largas (fusiles de asalto) en las estaciones y aeropuertos y en otros puntos considerados sensibles. Este nivel supone "un reforzamiento" del control de esos posibles objetivos y la "intensificación de la actividad investigativa y de inteligencia por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad".

Nivel 4: a riesgo alto

Supone "el máximo reforzamiento de los dispositivos de seguridad en la vigilancia de objetivos susceptibles e infraestructuras criticas", precisó el ministro. A efectos prácticos, el situar la alerta a este nivel supondrá una mayor presencia policial en las calles, además de un aumento especial de la vigilancia en lugares susceptibles de comisión de un atentado y en infraestructuras críticas como centrales nucleares o instalaciones eléctricas, centros de comunicaciones, plantas químicas o de distribución de agua y también en aeropuertos, estaciones de trenes y autobuses.

También tendrán vigilancia las zonas comerciales donde haya mucha afluencia de gente, los eventos deportivos masivos y los actos culturales que conciten muchos espectadores. En definitiva, "una mayor visibilidad de las unidades de las fuerzas de seguridad en las labores de protección y prevención", ha explicado el ministro, que ha aclarado que no habrá militares en las calles.

Nivel 5: riesgo muy alto

Conlleva medidas "de carácter excepcional". Se activa cuando se dispone de informaciones sobre la probabilidad de un atentado inminente. Puede conllevar la presencia militar en las calles para reforzar infraestructuras críticas y otros "objetivos estratégicos" incluyendo "el reconocimiento aéreo de objetivos estratégicos no urbanos". La última vez que el Ejército colaboró en tareas de protección y seguridad de aeropuertos, estaciones ferroviarias, centrales de energía y otras fue tras los atentados del 11 de marzo en Madrid. Suele conllevar la suspensión de las vacaciones de la totalidad de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.También se podrá decretar la "restricción y control del espacio aéreo".

Más información