Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP estudia cambios legales para castigar los pitidos al himno

Los populares rechazan que los silbidos de la final de Copa se consideren libertad de expresión como sentenció la Audiencia

Carlos Floriano habla sobre los pitidos al himno en la Copa del Rey
El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano. EFE

El PP quiere “dar un paso más” que el ya clásico lamento y condena contra los pitidos masivos al himno de España por parte de las aficiones presentes el sábado en el estadio Camp Nou, durante la final de la Copa del Rey. Los populares han encargado un estudio de la normativa comparada en otros países para proponer aquí “cambios legales” que castiguen ese comportamiento que consideran al margen de la defensa de la libertad de expresión. El Gobierno fue menos impetuoso y demandó un poco más de tiempo y reflexión.

El PP no se quiere quedar solo en la condena de la enorme pitada que se registró el sábado justo antes de que empezara el partido de la final de la Copa del Rey que enfrentó al Fútbol Club Barcelona con el Athletic de Bilbao. El portavoz y vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, anunció este lunes que su partido “está estudiando ya” y “va a sugerir una serie de cambios legales” para evitar que hechos así vuelvan a suceder sin más consecuencias que la condena política y simbólica. Floriano avanzó que el PP está analizando “la normativa comparada” que existe en otros países, como Francia o Estados Unidos, donde se penaliza los ataques a la bandera nacional o el himno, para impulsar en España una medida similar.

El portavoz del PP no pudo aclarar mucho más de por dónde pretende introducir esos cambios el partido del Gobierno, ni cómo ni cuándo, porque la idea está aún muy incipiente. Los dirigentes del PP son conscientes de que la legislatura está en su tramo final y ahora ninguna reforma legal tendría tiempo suficiente para prosperar cuando está previsto que las Cortes se disuelvan a finales de septiembre para la convocatoria de las elecciones generales en noviembre.

Uno de los portavoces del Ejecutivo, José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, incidió por la tarde de este mismo lunes que esa teórica reforma del Código Penal o de cualquier otra ley ya no tendría tiempo material para llevarse a cabo en estos momentos. Ayllón fue muy cauto al comentar la idea expuesta por el portavoz del PP y demandó “esperar a ver qué propone la comisión antiviolencia” antes de emitir ninguna opinión. También explicó que no tendría sentido iniciar ahora un debate parlamentario al respecto sobre el cambio de ninguna norma porque ese hipotético proyecto decaería al terminar la legislatura en septiembre y no tendría valor para la siguiente.

Podemos y Urkullu apelan al diálogo

La secretaria de Acción Institucional de Podemos, Auxiliadora Honorato, consideró que la pitada contra el himno fue algo "bastante incómodo" y "ha generado una situación de tensión que no es agradable", pero no es partidaria de sanciones sino de "diálogo". La posición del PP de ir por la vía de lo "prohibitivo no contribuye a resolver estas situaciones". El lehendakari, Iñigo Urkullu, apostó por iniciar una reflexión sobre el "respeto hacia las instituciones", si bien consideró "fuera de lugar" elevar el caso al Comité Antiviolencia o querellarse por ello

Tampoco supo por su parte Floriano indicar en qué podrían consistir esos cambios legales que al PP le gustaría introducir. Lo que sí quiso remarcar el portavoz del PP fue la posición política ante las pitadas masivas del sábado en el estadio catalán, que calificó de “acontecimientos que nos ofenden”, también de “insultos” y de “horror” que hay que evitar que se vuelvan a producir. El número tres del PP sí anticipó que esa iniciativa podría formar parte del próximo programa electoral del partido para las generales. Aunque luego no especificó en qué apartado sí comentó que su intención es desmarcar ese tipo de comportamientos y ofensas a los símbolos nacionales del capítulo correspondiente a los delitos de libertad de expresión.

Los populares no creen, como ya sentenció la Audiencia Nacional tras una pitada similar tras la final de Copa en 2009 en Valencia, que esos comportamientos puedan considerarse como propios de un país donde impera y rige la libertad de expresión. Floriano añadió que ya existen en España otros ámbitos para manifestar y trasladar las protestas ciudadanas.

La dirección del PP revisará cuál es la legislación de otros países de nuestro entorno sobre esta cuestión y aunque Floriano admitió que quieren hacer ese trabajo comparado con “detenimiento y prudencia” también fijó su criterio de partida de que “ese tipo de manifestaciones no cabe en la libertad de expresión”.

Más información