Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe VI reanuda su gran visita de Estado a Francia

El viaje del monarca quedó interrumpido a finales de marzo por la catástrofe aérea de Los Alpes

Felipe VI y Letizia
Los Reyes, a su llegada al Pabellón de Estado de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EFE

La primera visita de Estado de Felipe VI, que eligió Francia como gesto inequívoco de excelente vecindad, se reanuda este martes en París. El programa es intenso y casi idéntico al previsto a finales de marzo, cuando la catástrofe aérea de Germanwings en la que perdieron la vida 51 españoles obligó a Felipe VI y la reina Letizia a regresar inmediatamente a España. Los gobiernos de ambos países están intensamente involucrados en esta visita y una prueba de ello es que el programa se ha ajustado a las agendas poco más de dos meses después de ese primer intento fallido.

Como en el primer intento, dos eventos de relieve marcarán la visita. Ambos están previstos para el miércoles. El Rey pronunciará un discurso en la Asamblea Nacional, 22 años después de que lo hiciera su padre, don Juan Carlos, el primer soberano extranjero en inaugurar este honor que sigue estando reservado para contadas ocasiones en la historia de Francia. También descubrirá una placa en un pequeño jardín del Ayuntamiento de París abierto ahora al público tras ser rebautizado en honor de La Nueve, la compañía de la división Leclerc integrada casi exclusivamente por republicanos españoles (146 de un total de 160), los primeros que alcanzaron París para su liberación en la II Guerra Mundial.

Rafael Gómez, un modesto jubilado de 94 años que vive en Estrasburgo, es uno de los dos supervivientes de aquella gesta. Gómez cree que no acudirá finalmente a la cena de gala en el Elíseo por motivos familiares, lo que deja en suspenso también su presencia en la inauguración del jardín, en cuya placa se leerá desde esta semana: “Jardín de los combatientes de La Nueve, liberadores del Ayuntamiento de París el 25 de agosto de 1944”. La alcaldesa de la capital francesa Anne Hidalgo, que para el martes ha organizado una jornada sobre México y París como ciudades de exilio, es la impulsora de este acontecimiento. Ella, nacida en Chiclana, es hija de exiliados españoles en Francia.

Un pequeño cambio del programa ha devenido en un tercer acto cargado de simbolismo: los Reyes serán recibidos con honores el martes en el Arco del Triunfo, a cuya ceremonia de homenaje al soldado desconocido se incorpora el presidente de la República François Hollande y a renglón seguido recorrerán juntos los Campos Elíseos hasta el Palacio del Elíseo precedido de un cortejo de gala. La circulación en la gran avenida parisiense, adornada con enormes banderas españolas y francesas desde hace días, estará cortada varias horas, un gesto que hasta ahora solo se había reservado a la Reina de Inglaterra durante su cuarta visita a Francia hace un año.

Este recibimiento sustituye al único acto que pudo celebrarse en la abortada visita anterior. En aquella ocasión, los Reyes fueron recibidos en el palacio de Los Inválidos por el primer ministro Manuel Valls y se desplazaron luego al Elíseo, donde, junto al presidente François Hollande, anunciaron la interrupción de la visita debido a la catástrofe aérea de los Alpes. En este segundo intento, ese dramático suceso estará muy presente en las condecoraciones que impondrá el Rey a personajes franceses que jugaron un papel destacado aquellos días. Entre los trece condecorados (prefectos, policías, militares y alcaldes de la zona del siniestro) están el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y el fiscal jefe de Marsella, Brice Robin.

Tras entrevistarse con el presidente François Hollande los Reyes visitarán la exposición de Velázquez en el Grand Palais, que fue inaugurada justamente el 24 de marzo en coincidencia con la fecha fijada para la primera visita y que cuenta con 51 obras del pintor procedentes de todo el mundo. El día finalizará con la imposición de condecoraciones y una cena de gala en el Elíseo.

El miércoles, segundo día de visita, además del acto en el Ayuntamiento con Anne Hidalgo y la Asamblea Nacional, los Reyes visitarán el Senado, almorzarán con Valls y su esposa, la violinista Anne Gravoin, se verán con la directora general de la UNESCO, Irina Bukova, y presidirán la recepción a la colectividad española en la embajada española en Francia.

El jueves, tercer y último día de la visita, los reyes desayunarán con responsables de las más grandes empresas españolas y francesas. En el listado de marzo figuraban, entre otras, Abertis, ACS, Areva, Peugeot-Citroën y Carrefour. Después, los Reyes se reunirán con hispanistas en la biblioteca del Instituto Cervantes, donde continúa, por cierto, la exposición sobre la biblioteca de Juan Negrín, presidente del gobierno de la República española entre 1937 y 1945, que falleció en París once años después. Posteriormente, y antes de embarcar de vuelta a España, clausurarán el Foro de Negocios España-Francia, en el que participan los directivos de empresas de ambos países, como Alstom, Natixis, Syntea, Porcelanosa, Gas Natural, Amadeus o Iberdrola.

Las relaciones bilaterales entre España y Francia son excelentes; destacadas sobre todo en el ámbito europeo, la colaboración antiterrorista y los intercambios comerciales. Francia es el primer cliente de España y su segundo proveedor. Cerca de dos millones de franceses aprenden el español frente a 1,3 millones de españoles que estudian francés.

 

Más información