Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ‘Cenicienta’ traída de Rumanía

Cinco detenidos por vender y explotar a una niña de 11 años. Sus padres cobraron 17.000 euros por obligarla a comprometerse en su país

La Guardia Civil detiene a cinco personas por vender y a una niña de 11 años.

La fiesta de compromiso de celebró en mayo del año pasado en una localidad rumana. Acudieron miembros de los dos clanes familiares. Y días después, la niña de 11 años voló con su 'prometido' de 19 y con sus futuros suegros a La Seca (Valladolid), donde residían desde hace tiempo. Y sus padres emprendieron el regreso a Sanlúcar la Mayor (Sevilla), con 17.000 euros más en el bolsillo. El acuerdo entre las dos familias rumanas era ese, una novia por un dinero. Los rumanos lo llaman "recibir la dote" en sus declaraciones. La Guardia Civil, "compraventa de una menor". Ayer los guardias del instituto armado detuvieron a cinco personas de ambas familias --los padres de los supuestos novios y el propio novio-- por "vender y explotar a una menor" y acusados de de trata de seres humanos, malos tratos, hurto, abuso sexual, agresión sexual y explotación laboral. Entre una cosa y la otra un año de calvario para esa pequeña 'Cenicienta'.

Una llamada de socorro realizada furtivamente desde un teléfono móvil puso a los agentes tras la pista. La realizó la menor. La destinataria era su propia madre. Y el mensaje --repetido en su declaración-- era que no podía más, que la hacían trabajar de sol a sol en el campo --"recogiendo uvas, patatas..."-- , que limpiaba toda la casa, que la obligaban a mantener relaciones sexuales con su prometido y que si se negaba o resistía a alguna de estas cosas la maltrataban con palizas. 

La madre no aguantó el sufrimiento de su hija, acostumbrada a vivir en las precarias condiciones de una familia dedicada a la chatarra y al campo, pero no a trabajar los campos ni a los malos tratos físicos. Intento renegociar con los miembros del otro clan y acordaron que le devolverían a la niña si pagaba 10.000 euros. No los tenía y su desesperación llegó hasta el puesto de la Guardia Civil de Sanlúcar la Mayor a finales del pasado mes de abril. Así arrancó la operación "Casiseca".

Los agentes comenzaron a buscar a la pequeña por los pueblos de Valladolid, hasta que dieron con ella en La Seca. Al sentirse vigilados, los suegros la mandaron de vuelta en un autobús a Sevilla. No sin antes arrancarle de cuajo los pendientes que llevaba a modo de pago por anticipado. 

La niña esta ahora cautelarmente con sus padres, que mantienen la tutela mientras están en libertad con cargos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >