Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Mato culpa a su exmarido por los regalos de la trama Gürtel

La exministra de Sanidad y diputada del PP niega haber recibido obsequios de la marca Louis Vuitton y recuerda al juez que ella pagaba muchos gastos familiares

Ana Mato
Ana Mato, esta mañana, en la puerta de la Audiencia Nacional.

La exministra Ana Mato, diputada nacional del PP, rechaza en el escrito de defensa que ha dirigido a la Audiencia Nacional haber participado a título lucrativo de las mordidas que su exmarido, Jesús Sepúlveda, cobró de la red Gürtel. Entre la documentación incautada a la trama corrupta, la policía halló facturas de viajes, regalos y fiestas de cumpleaños pagadas por las empresas de Francisco Correa de las que se benefició el matrimonio que entonces formaban Ana Mato y Jesús Sepúlveda.

De los 668.000 euros que Sepúlveda cobró de la trama corrupta, según el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción, su exmujer, Ana Mato, se habría beneficiado de 28.467 euros, correspondientes a un viaje con sus hijos; a una estola y un echarpe Louis Vuitton —regalos de Correa— y a tres fiestas de cumpleaños y una comunión.

En su escrito de defensa, la exministra de Sanidad sostiene que nunca ha recibido de la agencia de viajes propiedad de Correa “bien o servicio alguno que no hubiera pagado si respondía a un encargo propio”. Mato intenta demostrar que los viajes que Correa regaló a la familia los encargó su exmarido, Jesús Sepúlveda, y por tanto es él quien debe responder por los mismos.

“La señora Mato”, señala el escrito de defensa, “siempre ha trabajado y obtenido sus propios ingresos como resultado de su trabajo personal, por lo que ha participado de manera continua y sistemática en la atención de los gastos de su unidad familiar. Si a su entonces cónyuge pudo corresponderle el pago de determinados gastos en concepto de algunos viajes, ella se hacía cargo del pago de otros, algunos extraordinarios como pueden ser otros viajes, normalmente pagados con tarjeta de crédito, algunos de cuyos pagos fueron a Pasadena Viajes (la agencia de la trama corrupta), pero muchos ordinarios (comida, luz, teléfono, o los recibos mensuales de los colegios de sus hijas”.

Tras describir los gastos que asumía personalmente Mato, el abogado concluyó: “Estas cargas familiares asumidas por uno solo de los entonces cónyuges compensan sobradamente el valor de los servicios turísticos a que alude la acusación como asumidos por el otro cónyuge pero sin que hubiera mediado el correspondiente pago a la agencia prestadora de los servicios; servicios que, en consecuencia, no pueden entenderse adquiridos a título lucrativo por la señora Mato”.

La exministra entiende que, “si fuera cierto” que su exmarido no pagó esos servicios prestados por las empresas de Correa, “quien habría podido obtener algún lucro derivado de dicha falta de pago fue únicamente quien tenía obligación de pagar y no lo hizo”.

La exministra también niega en su escrito de defensa haber recibido dos regalos procedentes de la tienda Louis Vuitton por 610 euros. “La señora Mato”, escribe su abogado, “no tiene a su disposición esos regalos, ni los recuerda, aunque sí puede recordar que jamás ha recibido dos regalos simultáneos consistentes los dos en objetos de la marca L. Vuitton”.

Respecto a las fiestas de cumpleaños de sus hijos financiadas por la trama corrupta, Mato señala: “Nada tengo que ver con las decisiones que pudo haber adoptado mi exmarido acerca del pago o compensación de los servicios en cuestión. Fue quien estaba obligado a pagarlos y no los pagó, no los hijos que celebraban un cumpleaños o comunión, ni tampoco la madre de los niños”.

El abogado de la exministra concluye: “Los hechos de terceros acusados, delictivos o no, no sólo no han producido beneficio alguno para la señora Mato sino que han derivado para ella en un perjuicio notorio y desproporcionado”.

La exministra ve "sexismo" en su acusación

EL PAÍS

"Como si ella no fuera independiente, no trabajase y no contribuyese a los gastos de su unidad familiar". La defensa de Ana Mato niega que la exministra de Sanidad se aprovechara, a título lucrativo, de los regalos que supuestamente recibió su marido, el exalcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda, de la trama Gürtel y considera, siempre "con todo respeto", que esta acusación resulta "un tanto sexista". Para justificarlo, Ana Mato detalla en su escrito de defensa sus propias condiciones económicas. Su abogado incide en que "se ha partido de una mera presunción". Según el escrito, se imputa a la exministra "un aprovechamiento por el solo hecho de haber estado casada con uno de los acusados". 

Más información