Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se agarra al gancho de Aguirre con el voto conservador

El partido calcula que perderá un tercio de votos y tendrá un techo de 50 escaños

Aguado y Villacís, con Ruiz-Gallardón en el día de Madrid. Ampliar foto
Aguado y Villacís, con Ruiz-Gallardón en el día de Madrid.

La capacidad de Esperanza Aguirre para movilizar al electorado más conservador en Madrid, estimado en medio millón de votantes, será “vital” para que el Partido Popular aspire a mantener, con el permiso de Ciudadanos, el control de dos de las Administraciones más relevantes: el Ayuntamiento de Madrid, donde gobierna desde 1991, y la Comunidad (desde 1995). “Para eso la puso Mariano Rajoy pese a no ser de su agrado. Porque moviliza como nadie a su gente”, reconoce un relevante dirigente del PSOE madrileño. Responsables del PP nacional y regional coinciden en que Aguirre “tapona la pérdida de votos” y obtendrá un mejor resultado en la capital que Cristina Cifuentes en las autonómicas, donde el pulso con la izquierda está igualado.

“Ha habido falta de empatía con los madrileños”, critica Ciudadanos

“La mitad de nuestros votos en la urna regional los obtenemos en Madrid ciudad, por eso la clave de estas elecciones va a estar en convencer más que nunca a los nuestros. Y para eso Esperanza es más expresiva en la defensa de los valores tradicionales de los votantes del PP que Cristina”, observa un miembro del Gobierno regional. “El voto oculto es el del PP”, sentencia un consejero, que reconoce como “complicada” la labor encomendada a Cifuentes de contener la fuga de votantes de centro a Ciudadanos e incluso a Ángel Gabilondo, el candidato del PSOE.

La encuesta de Metroscopia para EL PAÍS confirma esa tendencia, con Aguirre limitando daños en el Ayuntamiento —pese a caer 15 puntos, mantiene a la segunda fuerza, Ahora Madrid, a más de 10— mientras el PP se desploma en la comunidad, donde perdería la mitad de los diputados (de 72 pasaría a 36). Un resultado, por debajo del 30%, que estrecha al mínimo el margen de diferencia con una coalición de PSOE, Podemos e IU y que el PP, o su precursora AP, no han obtenido jamás en las elecciones celebradas desde 1983.

Todos los responsables del PP consultados confían en superar los 36 diputados del sondeo de EL PAÍS. Y coinciden en que se moverán en una horquilla de entre 45 y 50 diputados, lo que implica la pérdida de un tercio de escaños. La revisión del puesto de Diego Sanjuanbenito, concejal de Medio Ambiente en la capital y de la confianza de Ana Botella, corrobora los cálculos de Génova: la dirección nacional del partido mejoró, a instancias de la alcaldesa, su lugar en la lista de Cifuentes y pasó del 62 al 51.

“Las dos últimas dos semanas serán fundamentales”, afirma otro de los consejeros del Ejecutivo de Ignacio González. Como será crucial hacia dónde se incline Ciudadanos. “Hay que salirse del cliché de los pactos de coalición, nosotros hablamos de pactos en puntos muy concretos”, subraya Ignacio Aguado, candidato autonómico del partido de Albert Rivera. “Las encuestas demuestran una tendencia al alza. Lo que interpretamos es que existía ya un hueco por la falta de empatía que ha habido de los gobiernos del PP con los madrileños. Se ha gobernado de espaldas a los ciudadanos”, añade su homóloga en el Ayuntamiento, Begoña Villacís.