La dirección de Podemos a los críticos: “Vamos por el buen camino”

La cúpula rechaza un cambio de rumbo como pidió un sector tras la marcha de Monedero

El secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual (derecha), junto a Manuel Garí, de la confianza de Teresa Rodríguez.
El secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual (derecha), junto a Manuel Garí, de la confianza de Teresa Rodríguez.Raúl Caro (EFE)

La dirección de Podemos ha respondido este sábado a la corriente crítica de la formación que ha reclamado tras la marcha de Juan Carlos Monedero que el partido vuelva a sus orígenes, “la lucha contra la casta” y la cercanía a los círculos y el 15-M. El secretario de Organización, Sergio Pascual, ha rechazado desde Sevilla que Podemos necesite una “refundación” o un cambio de rumbo. Pascual puso de ejemplo la negociación de la investidura andaluza con la salida de Chaves y Griñán como la prueba de la utilidad del partido, que está forzando la “limpieza de la vida pública”. “Vamos por el buen camino”, zanjó.

“Creo que, precisamente en estos momentos, el partido está demostrando que la firmeza en sus posiciones y el apoyo de los ciudadanos sirven de algo. La salida de Chaves y Griñán demuestra que cuando uno es firme en sus convicciones y responde a lo que está demandando la ciudadanía, que es un cambio en las formas de hacer política, las cosas funcionan”, ha subrayado Pascual.

Más información
Monedero cayó tras un pulso con Errejón en la dirección de Podemos
Monedero dimite de la dirección de Podemos tras criticar la estrategia
Los críticos de Podemos reclaman volver a luchar contra la ‘casta’

Los dos polos de Podemos

Podemos vive desde sus inicios una tensión entre dos polos, que Carolina Bescansa describe como el “Podemos para ganar y el Podemos para protestar”. Estas distintas sensibilidades, de las que en el pasado Pablo Echenique fue un representante crítico ahora más alineado con Iglesias, afloran con más fuerza en los momentos de crisis o debate de ideas. El propio Monedero pidió al partido que no entrara en un choque agónico. No obstante, esas dos corrientes están ahí. Y, por ejemplo, tanto la líder andaluza Teresa Rodríguez como el eurodiputado Miguel Urbán son dos de las caras de ese Podemos que pretende ser fiel a los principios fundacionales, frente a la dirección y, fundamentalmente, el número dos, Íñigo Errejón, que ha impulsado un giro hacia la centralidad y el tacticismo.

Rodríguez declaró tras la salida de Monedero que “la mejor vacuna” para que el partido no se convierta en aquello contra lo que lucha es mantenerse “vinculado a las bases”. Echenique reflexionó que el partido no se parece a “los viejos”, pero advirtió del “riesgo” de que pueda sucederles. Fuentes de esa corriente rechazan, sin embargo, que exista un grupo que se esté organizando para hacer oposición a la línea oficialista después de que Monedero se haya marchado criticando la estrategia del partido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS