Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos lanza un mensaje de diálogo a Díaz, que ve asumibles sus demandas

Los socialistas andaluces reanudan el lunes las conversaciones con otros partidos

La presidenta de la Junta en funciones, Susana Diaz. Ampliar foto
La presidenta de la Junta en funciones, Susana Diaz. El Pais

Las posibilidades de que Susana Díaz resulte elegida presidenta del Gobierno de Andalucía a primeros de mayo han aumentado de forma considerable en las últimas horas. Las demandas de Podemos y de Ciudadanos se consideran asumibles, según señalaron ayer fuentes de la dirección del PSOE andaluz. Es más, algunas de ellas incluso se quedan “cortas” con respecto a los planes que Díaz pretende poner en marcha. Podemos se atribuyó ayer el mérito del abandono de los expresidentes de la Junta José Antonio Griñán y Manuel Chaves, imputados en el caso de los ERE, y lanzó un mensaje de moderación relacionado con el diálogo con los socialistas.

La formación de Pablo Iglesias pide flexibilidad a Díaz para dialogar, pero también está dispuesta a mantener un diálogo flexible si logra que la Junta asuma sus demandas. Varios dirigentes de Podemos, a partir de su líder en Andalucía, Teresa Rodríguez, achacan la renuncia de Chaves y Griñán a su “firmeza” y recuerdan que todavía quedan dos condiciones. Aun así, la aceptación de la segunda demanda —que la Junta deje de contratar con bancos que desahucian— alisaría el camino para el entendimiento, según fuentes del partido.

La pista para el acuerdo se allanó inmediatamente después de que los dos expresidentes andaluces, afectados por la investigación sobre los ERE, en distinto tiempo y en distintas circunstancias, pusieran fin a sus carreras políticas, como demandaba la oposición andaluza. A partir de ahí, tanto Ciudadanos como Podemos han flexibilizado sus posiciones. Este último partido colocó como condiciones inexcusables para abstenerse en la votación de la investidura la retirada de Chaves y Griñán, dos medidas de carácter socioeconómico y de pulcritud democrática.

“Nosotros tenemos una legislación antidesahucios que recurrió el Gobierno de España, del PP”, recordaron ayer fuentes de la dirección socialista andaluza. Esta precisión va al corazón de la exigencia de Podemos de que la Junta de Andalucía no tenga trato con los bancos que desahucian por impagos. “Hay margen para estudiar medidas antidesahucio, y lo haremos; pero siempre cumpliendo la ley”, señalaron fuentes del PSOE andaluz.

La extinción de contratos de altos cargos y personal contratado, en favor de los funcionarios, es la tercera y última exigencia del partido de Iglesias. Los negociadores socialistas responderán a esta demanda con números y datos sobre “los recortes” que han hecho ya en este capítulo, y la comparación con otras comunidades autónomas; siempre a favor de la administración andaluza. Pero sí, también están dispuestos a negociar sobre ese apartado.

“Las cosas se mueven. Son solo los primeros pasos, pero se demuestra que no era tan difícil”, señaló ayer Íñigo Errejón, de Podemos, quien recuerda también que “nadie en absoluto desea unas nuevas elecciones”. El número dos de Podemos considera que “la gente quiere un cambio, y es hora de que las políticas se acerquen más al sentido común y lo que pida la calle”. Esta formación considera que, al margen de la decisión definitiva sobre su voto en la investidura de Díaz, la presión ha sido útil. “Hemos dicho siempre que hace falta firmeza en los compromisos, junto con voluntad política para corregir lo que se ha estado haciendo mal”, asevera.

Las conversaciones del PSOE con otros partidos empezarán el lunes con el PP y no se interrumpirán hasta que empiece el pleno de investidura el próximo 4 de mayo. El mandato que Susana Díaz ha dado a los negociadores, Mario Jiménez, portavoz parlamentario, y Juan Cornejo, secretario de Organización del PSOE andaluz, solo es uno: “Dialogar con todos e intentar que todos participen de la responsabilidad de dejar gobernar a quien obtuvo 47 escaños; 14 más que el segundo, el PP”, señalan estas fuentes. La mayoría absoluta está en 55. Podemos obtuvo 15 escaños; Ciudadanos 9, e Izquierda Unida 5.

A pesar de que Teresa Rodríguez, responsable de las negociaciones de Podemos en Andalucía, se mantenga firme en sus exigencias, la cúpula estatal de su partido prefiere poner el acento en las posibilidades de entendimiento. “Los electores dieron dos mensajes claros. Por una parte, entregaron una mayoría clara, pero una mayoría no absoluta, por tanto, dijeron que tiene que haber entendimiento”, señaló Errejón. La posibilidad de que Podemos se abstenga ha sido una novedad toda vez que hasta hace pocos días las miradas estaban puestas en Ciudadanos. Ahora, Díaz no renuncia a que el PP e IU se abstengan en su investidura.

Los negociadores socialistas empezarán el diálogo con otros partidos con cuatro líneas de programa que Díaz defenderá en su investidura: recuperación económica y empleo; blindaje del Estado de bienestar; regeneración democrática y Andalucía en el contexto de España, que alude, entre otros aspectos, a una financiación más favorable. Los socialistas consideran factible que Díaz obtenga la investidura el 7 de mayo con la abstención quizá “de varios grupos”, después de que voten negativamente en la primera votación del día 5. “No queremos hacer un acuerdo de Gobierno, sino que permitan gobernar a Díaz”, insisten los negociadores socialistas.