Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los golpes al caer no justifican la muerte de uno de los espeleólogos

Tras los resultados preliminares de la segunda autopsia, la investigación se centra en la hipotermia o la sumersión como causas

Julia Ordóñez (de espaldas) es abrazada por familiares mientras esperan la autopsia de su marido, José Antonio Martínez, en Granada. Ampliar foto
Julia Ordóñez (de espaldas) es abrazada por familiares mientras esperan la autopsia de su marido, José Antonio Martínez, en Granada.

Que la tragedia no quede impune. La familia del montañero y policía José Antonio Martínez, quien falleció tras el accidente ocurrido en la cordillera del Atlas en Marruecos la pasada semana, donde también perdió la vida su compañero Gustavo Virués, se va a sumar a las acciones judiciales que anunció el pasado jueves el club de espeleología Ilíberis, que organizó la expedición.

La “lucha contra unos Gobiernos” puede ser “imposible y absurda”, ha reconocido este viernes Antonio Martín, tío de la víctima y portavoz de la familia. Pese a ello y con la intención de “sacar algo positivo” de esto para que no vuelva a suceder, la familia se sumará a las acciones anunciadas por el club. Marín no ha culpado a los gendarmes que acudieron al rescate, que ha sido calificado de “chapuza” por el único superviviente, Juan Bolívar, pero sí ha cargado contra “los que no dejaron que entraran los expertos” en la zona para rescatar a su sobrino, que se mantuvo herido pero con vida durante cinco días en el barranco en el que aconteció el accidente y cayó al río en el momento del rescate. La familia se pregunta si el Gobierno “presionó lo suficiente para asistir como se debía”.

A esta polémica se suma una llamada del rey Felipe VI, que telefoneó al rey Mohamed VI para ofrecerle los medios que necesitaran para rescatar a los tres espeleólogos. Un ofrecimiento realizado el pasado viernes, según adelantó ayer la Cadena Ser y confirmó EL PAÍS, que se denegó por parte de las autoridades marroquíes, que decidieron actuar por su cuenta.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha destacado este viernes que el cuerpo hizo “todo lo humanamente posible” para ayudar en el rescate. No obstante, a las distintas quejas se sumó ha sumado el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que ha pedido a la Fiscalía General del Estado que presente una denuncia ante la Audiencia Nacional para que se investiguen los hechos, pero la fiscalía ha decidido esperar a las iniciativas que asuman los familiares antes de tomar una decisión.

Los compañeros de expedición del policía fallecido han considerado lo ocurrido como “un asesinato por la negligencia de Marruecos, por su prepotencia de querer presumir ante el mundo entero de que ellos podían hacer el rescate y por la torpeza del Gobierno de España de creerse lo que le decían no poner los medios necesarios”, según manifestó José Morillas, portavoz del club que organizó de la expedición al Atlas.

Pero el Gobierno central insiste en que cumplieron los protocolos establecidos para estas actuaciones. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha expresado su apoyo y solidaridad a las familias y ha mostrado su respeto a las acciones judiciales. Aunque ha querido destacar la “buena voluntad” de Marruecos en el rescate de los espeleólogos y ha recordado además que es un “Estado soberano” y que España habría hecho “lo que ha podido”.

La polémica actuación ha provocado también la respuesta de los partidos políticos. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha considerado que Martínez "podría haber sido salvado y rescatado". “En virtud de los testimonios, parece que no se han hecho las cosas bien. Supongo que habrá una responsabilidad que tendrá que ser expuesta y reconocida”, ha añadido. Además, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha recordado ayer que el próximo miércoles, en la sesión de control en el Congreso, el grupo socialista dirigirá una pregunta al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sobre la información de la que dispone. IU pedirá la comparecencia del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, informó Efe. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, también ha demandado “transparencia” al Gobierno para que se sepa lo ocurrido.

También este viernes le fue practicada en Granada una segunda autopsia al cadáver del espeleólogo José Antonio Martínez. El fuerte impacto que sufrió en una pierna y en la cabeza no justifican su muerte, según los resultados preliminares.

Fuentes del entorno familiar informaron a Efe que esos golpes no son de la gravedad suficiente como para causarle la muerte. Ahora habrá que investigar si el fallecimiento de Martínez se debió a hipotermia o a sumersión cuando este hombre cayó al río Uandras cuando estaba siendo rescatado por los gendarmes marroquíes. Pero no será hasta dentro de unos dos meses cuando haya resultado definitivos.

 

Más información