Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exmujer de López Aguilar a la juez: “Hay agresiones desde 2000”

De la Nuez rechaza orden de alejamiento pero sí pide que le prohíban comunicarse con ella

Natalia de la Nuez y Juan Fernando López Aguilar
Natalia de la Nuez y Juan Fernando López Aguilar tras votar en la campaña a las elecciones europeas de 2009. REUTERS

La exesposa del eurodiputado Juan Fernando López Aguilar, Natalia de la Nuez, declaró el pasado 6 de abril ante la juez titular del Juzgado de Violencia sobre la mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria que el exministro la maltrató física y psicológicamente en varias ocasiones desde el año 2000, según consta en la declaración judicial a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

El eurodiputado niega los hechos y se declara víctima de una denuncia falsa

De la Nuez, en trámite de divorcio con el exministro, no le ha denunciado ni va a hacerlo “porque tiene con él dos hijos pequeños”, le dice a la juez María Auxiliadora Díaz Velázquez. Pero sí declara contra él al ser llamada al juzgado tras una investigación iniciada por la policía, a raíz de dos intervenciones policiales en el domicilio familiar los días 6 y 28 de marzo, “al incendiarse la cocina supuestamente por descuido de Natalia de la Nuez”, indica la magistrada en la exposición razonada que envía al Tribunal Supremo. Cuando los agentes llevan a cabo el “informe vecinal”, “estos relatan de forma espontánea la existencia de hechos que podrían ser constitutivos de ilícito penal donde aparecería la señora Natalia de la Nuez y sus dos hijos como perjudicados”, señala el auto, fechado el pasado 6 de abril. La expareja del eurodiputado ha rechazado una orden de alejamiento, pero sí ha pedido una prohibición de comunicación. López Aguilar niega tajantemente todos los hechos y se declara “víctima de una denuncia falsa”. Este periódico trató ayer sin éxito de recabar su opinión.

La juez explica al Supremo que eleva el caso al ser López Aguilar aforado por su condición de europarlamentario y porque “parece desprenderse indiciariamente que los hechos relatados pudieran ser constitutivos del tipo penal 173.1 y 153.1 y 3 del Código Penal”. Consiste en trato degradante y falta de menoscabo psíquico o lesión cuando la ofendida es la pareja del agresor, así como la agravante de que los hechos se perpetren en presencia de menores o en el domicilio de la víctima.

El Tribunal Supremo aún no ha decidido si asume el caso e imputa o no al político, suspendido de militancia por el PSOE y apartado del grupo socialista europeo.

En la declaración judicial, Natalia de la Nuez relata insultos del exministro hacia ella como “gorda, me merezco una mujer con más pecho”, “foca apestosa”, o “no vales para nada”. La exmujer declara también agresiones físicas, que indica que “fueron sobre el año 2000” y que no son “periódicas”, sino que tienen “como detonante cualquier frustración”. La última de ellas, según esa declaración, es en noviembre del año pasado. Ella estaba duchando juntos a los niños. “Y sentí que me cogían por detrás”, relata. "Creí que [él] me quería abrir la cara en dos, [con] el dedo en la nariz y la boca”. Intentó tranquilizar a los niños y notó un “pam, el golpe de la palangana y toda el agua encima”. De la Nuez señala también, sin dar más detalles: “Este verano en el sur me dio un empujón ante la mesa”, y “que otra vez a cabezazo limpio me hizo una raja en la frente hace unos siete años en la cama de Las Palmas pero no recuerdo por qué”.

El Tribunal Supremo no ha decidido aún si admite el caso

La exmujer de López Aguilar dice también que tuvo "un ojo morado en Madrid a cabezazos, fue antes del 2009”. De la Nuez asegura que los niños pequeños, dos gemelos de cinco años hijos del matrimonio, “han visto agresiones como las de la bañera y el empujón de la mesa” y que él “alguna vez los ha agredido", el verano pasado estando ella presente, y que no ha conseguido impedirlo, algo que sí le "da pena”. Al mismo tiempo, señala:  "No tengo miedo ni por mí ni por mis hijos porque los adora”, y reconoce que ambos han dado "golpes a las paredes o las puertas”.

López Aguilar rechaza de plano todas las acusaciones de su exmujer. “Me amenazó con destruirme”, explicó el martes a EL PAÍS. El exministro enfatiza que las supuestas agresiones que ella relata “en ningún momento fueron denunciadas”.

"Yo no soy la víctima, es Juan"

E. G. DE BLAS

Natalia de la Nuez, la expareja de López Aguilar, ha mantenido un discurso distinto ante la juez de violencia de género y en sus declaraciones públicas tras conocerse el caso. En conversación con EL PAÍS, insiste en que ella no es “víctima de violencia de género”. A la pregunta de si el exministro la maltrató, como relata ante la magistrada, no lo niega pero tampoco lo afirma. “Es un tema muy delicado. Las situaciones de la vida no son fáciles”, respondió a este diario.

“No me considero víctima, si ha habido aquí una víctima ha sido el propio Juan. Él ha sido víctima de sí mismo, de cómo ha canalizado sus emociones”, asegura. “Probablemente yo también le he tratado mal a él”, dijo a la agencia Efe.

El eurodiputado asegura que su exmujer ha inventado los hechos por “una problemática de orden emocional y psicológico” y que le amenazó “con destruirle” a raíz del comienzo del proceso de divorcio.

En su declaración judicial, De la Nuez desliza algunas frases justificativas de las situaciones de violencia que ella misma describe entre la pareja, una actitud que suele producirse entre las víctimas de la violencia de género, según los expertos.

Así, cuando relata el presunto episodio del golpe con la palangana, indica “que seguramente se lo buscó porque le hizo un comentario sobre su relación”, en referencia a la infidelidad “flagrante” de él, que es la causa de que la relación se vuelva “horrible”.

Cuando explica a la juez que ante determinados “detonantes” se producen frustraciones que terminan en las agresiones, concluye que “si se hubiera estado callada no se hubieran producido”.

Más información