Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal se volcará en su campaña sin dejar sus funciones

Floriano tendrá más protagonismo como responsable electoral del PP

María Dolores Cospedal, el pasado febrero. Ampliar foto
María Dolores Cospedal, el pasado febrero.

María Dolores de Cospedal se volcará en la campaña para su reelección como presidenta de Castilla-La Mancha en las elecciones del 24 de marzo, pero sin abandonar sus funciones en el partido. Fuentes del PP consultadas por EL PAÍS sí prevén, no obstante, que aumente el papel en Génova, sede central del PP, de Carlos Floriano como consecuencia lógica de ser el responsable de la campaña electoral de las autonómicas y municipales.

Floriano, número tres del partido, logró recientemente de Mariano Rajoy el nombramiento de Pablo Casado como portavoz electoral para descargarle de la labor de comparecer ante la prensa periódicamente. Quitar ahora a Cospedal del cargo de secretaria general, como piden algunas voces críticas, supondría desautorizarla en vísperas de unas elecciones en las que el PP se juega el gobierno de lo que fue uno de los feudos tradicionales del PSOE. La victoria en Castilla-La Mancha de Cospedal fue el símbolo de un resultado espectacular del PP en 2011 y el espaldarazo interno de la número dos del partido.

En el Gobierno se admite desde hace tiempo el error de origen en el diseño del partido y el Ejecutivo al inicio de la legislatura, en el que a Cospedal se le permitió acumular un gobierno autonómico y el control del partido, pero no hay indicio alguno de que se vaya a producir ahora una rectificación. La duplicación de tareas de Cospedal ha provocado disfunciones, por ejemplo, para hacer frente a escándalos como la trama Gürtel o para hacer política y comunicar las decisiones del Gobierno.

No obstante, todas las fuentes consultadas descartan que esa situación se vaya a modificar ahora. Entre otras cosas, porque, según recuerdan esas fuentes, Rajoy es conservador en sus nombramientos y solo ha llevado a cabo la sustitución de tres ministros y por estricta necesidad.

Rajoy es conservador en sus nombramientos y solo ha llevado a cabo la sustitución de tres ministros y por estricta necesidad

Rajoy negó recientemente tal posibilidad y elogió la labor de su número dos en el partido, después de que ella misma hubiera dejado abierta la posibilidad de ser sustituida.

Ante la insatisfacción interna en el partido, adelantada recientemente por EL PAÍS, Cospedal se desmarcó de la política del Gobierno y dijo: “No me siento cuestionada; había que ser portavoz en los momentos más difíciles que ha vivido este partido y, francamente, la que lo ha hecho he sido yo”. Admitió, no obstante, que “como todo en la vida, esa labor pudo ser mejorable”.

En defensa de Cospedal salió el martes el diputado del PP, Agustín Conde, quien aseguró que “de ninguna manera” puede haber relevo en la secretaría general y advirtió de que, si Rajoy quiere seguir siendo presidente del Gobierno, “más le vale” que Cospedal siga.

El modelo de Rajoy, haciendo que una misma persona controle el partido y una de las comunidades más extensas, ha hecho a Cospedal asumir un desgaste público notable, combinado con las conocidas diferencias con el entorno de La Moncloa y, especialmente, con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Más información