Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cambió esta noche el reloj?

La medida permitirá un ahorro del 5% en el consumo de energía, según el IDAE

Un hombre hace una foto a un reloj.
Un hombre hace una foto a un reloj. EFE

La madrugada de este domingo ha comenzado el horario de verano y hay que adelantar una hora las manillas de los relojes, de modo que a las 02.00 son las 03.00 horas. Pese a los detractores que tiene la medida, la directiva europea que obliga al cambio de hora está incorporada al ordenamiento jurídico español por un real decreto de 2002, aunque sus antecedentes se remontan a 1918. En aquel año, el adelanto se promulgó como medio para ahorro de carbón. No obstante, fue en 1974 cuando comenzó a extenderse la iniciativa para afrontar la primera gran crisis del petróleo.

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el cambio de hora tiene un potencial de ahorro en España de unos 300 millones de euros (5% del consumo en iluminación). De esa cantidad, 90 millones corresponden a los hogares, lo que supone un ahorro de seis euros por vivienda, mientras que los restantes 210 millones se deben a los edificios del sector terciario (servicios) y de la industria.

Para economizar también debe haber un comportamiento responsable: mejor prescindir de la iluminación artificial cuando es innecesaria y usar tecnologías para captar el máximo de luz  natural. Básicamente, estas tecnologías consisten en el uso de fotocélulas o sensores de luz que apagan o regulan la iluminación artificial en función de la luz natural aportada a la zona, a través de ventanas o lucernarios.

Coordinado con toda la UE

Para determinar el momento de los cambios horarios, se ha tenido en cuenta el hecho de que en España existen dos horas oficiales, una para la Península y archipiélago balear y otra para Canarias. El real decreto de 2002 recoge esta circunstancia para garantizar que la modificación horaria se efectuará en el mismo instante en todo el territorio nacional; lo que a su vez contribuye a preservar la simultaneidad del cambio en el conjunto de la Unión Europea.

El período de la hora de verano comienza el último domingo del mes de marzo de cada año a las dos horas de la madrugada (la una hora de la madrugada en Canarias), momento en que la hora oficial española se adelanta sesenta minutos. Por tanto, ese día tendrá una duración oficial de veintitrés horas.

El período de la hora de verano termina el último domingo del mes de octubre de cada año, a las tres horas de la madrugada (las dos horas de la madrugada en Canarias), momento en que la hora oficial española se retrasa sesenta minutos. En consecuencia, ese día tendrá una duración oficial de veinticinco horas.

Más información