El último tercio de las corridas de toros

Los grandes festejos se desploman casi un 60% en siete años, mientras el ‘lobby’ taurino se organiza para ganar fuerza

Antitaurinos protestan ante el Guggenheim de Bilbao, en 2010.
Antitaurinos protestan ante el Guggenheim de Bilbao, en 2010.LUIS ALBERTO GARCÍA

Arreciaba la tarde del pasado 13 de agosto cuando 877.000 personas, según TVE, se plantaban ante el televisor para sintonizar en directo los pases de Enrique Ponce, José María Manzanares y Alberto López Simón. El aforo de casi nueve veces el Camp Nou, con la mirada fija en San Sebastián, adonde regresaban los toros tras tres años de ausencia. Por decisión del PNV, que deshace así el legado de Bildu y se erige como la excepción del mapa político que dejaron las elecciones municipales. La llegada a los Ayuntamientos de nuevas formaciones, que rechazan estos espectáculos, ha puesto en cuestión el futuro respaldo político e institucional de la autodenominada Fiesta Nacional. Precisamente, cuando las corridas atraviesan su peor momento: se han desplomado casi dos tercios, pasando de las 953 de 2007 a las 398 de 2014 (—59%), según el Ministerio de Cultura.

Más información

Un dato contundente, que el sector minimiza, a la vez que vaticina un despegue en los próximos años: "Al igual que el resto de actividades culturales, nos hemos visto afectados por la crisis del país", explica Carlos Núñez, presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL). Pero los animalistas ondean, en cambio, esa cifra como la evidencia de que España afronta un cambio de tercio definitivo: "Estamos ante el principio del fin de las corridas", sentencia José Enrique Zaldívar, presidente de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal (Avatma). "Esa caída revela que no existe un interés general de la ciudadanía por esta actividad", añade Silvia Barquero, presidenta del Partido Animalista (Pacma).

Para respaldar la tesis, los opositores a la Fiesta echan mano de una batería de informes. Recuerdan que entre 2003 y 2005, en pleno apogeo económico, ya empezó a reducirse el número de grandes festejos —se pasó de 850 a 781—. Insisten en que la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales de 2011 reveló que solo el 8,5% de los españoles había acudido a la plaza ese año, frente al 9,8 de 2007. Y apostillan que la vuelta de los toros a la cadena pública ha resultado un "fracaso": el número de espectadores cayó el 13 de agosto por primera vez por debajo del millón y el share se situó en el 10%, lejos del 14,6% que sumó la última corrida emitida antes de que TVE decidiera sacarla en 2006 de la programación.

"No existe una crisis de afición. En los años de bonanza hubo un boom que no tenía una base solida y que coincidió con la burbuja inmobiliaria. El descenso de ahora responde únicamente a la recesión", subraya Ignacio Lloret, gerente de las plazas de Alicante, Valencia y Zaragoza. Una idea que recoge Mar Gutiérrez, secretaria técnica de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (Anoet) y autora de un informe sobre la dimensión económica del sector. Según este documento, el negocio de los toros movió en España 3.550 millones de euros en 2014 —2.290 millones los festejos profesionales y 1.269 millones los populares— y la cifra de asistentes a las plazas aumentó por primera vez desde 2006: creció un 4,97%, hasta llegar a los seis millones. "El sector está remontando", asevera Gutiérrez.

Optimismo taurino

En esa dirección apunta la última Estadística de Asuntos Taurinos publicada por el Ministerio de Cultura: "El pasado año se produjo una ligera recuperación del total de festejos profesionales —que no solo incluye a las corridas, sino también a otras celebraciones como becerradas, novilladas y el toreo cómico—. Se rompió así la tendencia a la baja de los últimos ejercicios". Eso sí, este crecimiento fue de apenas el 0,5%: se pasó de 1.858 celebraciones en 2013 a 1.868 al año siguiente. Y ese alza vino impulsada por el empuje de los festivales menores, porque las corridas continuaron a la baja: disminuyeron un 7% al caer, en un solo ejercicio, de las 428 a las 398.

El sector defiende que aporta a la economia 3.500 millones de euros

Aún así, los taurinos se agarran al dato positivo. E insisten en que llega el cambio de tendencia. La Unión de Criadores de Toros de Lidia afirma que se vendieron 1,6 millones de entradas en el primer semestre de 2015, lo que supone un 6,5% más que en el mismo periodo del año anterior. Dato que los antitaurinos ponen en duda. Al igual que las proyecciones económicas del sector. La Iniciativa Legislativa Popular que se presentó en el Congreso para declarar la tauromaquia Bien de Interés Cultural afirmaba que aportaban a las arcas públicas 350 millones de euros cada año en concepto de IVA y que crean 200.000 puestos de trabajo.

"¿De dónde salen esas cifras? Al calcular la actividad económica que genera indirectamente una feria, introducen la ocupación hotelera de la ciudad, como si todo el que durmiera en la ciudad fuera a ir a los toros", reprocha Zaldívar. "Escogemos una muestra y hacemos estimaciones medias. Como en cualquier otro sector", se defiende Gutiérrez.

El respaldo político

La prohibición en 2010 de la Fiesta en Cataluña cambió el chip de los taurinos. El sector se reprocha que perdió el debate público contra los animalistas. Y se ha propuesto ganar voz e influencia. Se ha hecho lobby. "El mundo del toro siempre ha vivido muy ensimismado. No podemos quedarnos expectantes. Tenemos que movilizarnos", insiste Íñigo Fraile, secretario de la Unión de Toreros. Una dirección que ya marcó el Plan Nacional de Fomento y Protección de la Tauromaquia, aprobado por mandato del Gobierno del PP: "Existe un problema de comunicación frente a la presión política y social de los sectores contrarios, enfatizada por la existencia de una cierta sensibilidad social de protección de los animales".

La vuelta de la Fiesta a San Sebastián , “fracaso” de audiencia

Los taurinos encontraron en el PP el principal respaldo institucional. También se lanzaron a la calle: una manifestación en Castellón en febrero congregó a 6.000 personas. Y han hecho del marketing y la comunicación su nuevo arma. "Los ataques de los antitaurinos son constantes. Nosotros salimos a defender la tradición y cultura", sentencia Núñez.

Sobre la firma

J. Jiménez Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción