Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los padres solo somos un cajero automático para los jueces”

Una plataforma que impulsa la custodia compartida se concentra en la Plaza de Cibeles

Protesta a favor de la custodia compartida frente a la sede del PP. Ampliar foto
Protesta a favor de la custodia compartida frente a la sede del PP.

Antonio García tiene un hijo de 8 años al que casi no ve. Ni siquiera el Día del Padre. Para él, cortar una relación de pareja ha significado ir perdiendo contacto con el niño. Muy a su pesar, asegura. Cuenta que, tras numerosas idas y venidas a los juzgados, el resultado siempre es el mismo: "Es imposible acceder a la custodia compartida". "Los padres solo somos un cajero automático para los jueces, pero no entienden que también queremos ser parte de la vida de nuestros hijos". Como él, otros padres decidieron manifestarse este jueves en la Plaza de Cibeles de Madrid para cuestionar que la norma general siga siendo la de dejar los hijos a la madre.

Más de un centenar de personas, un grupo conformado mayoritariamente por padres, pero también por madres, abuelos, tías, primos... Familiares que piden que un régimen todavía excepcional deje de serlo. Tres de cada cuatro custodias concedidas en 2013 —los últimos datos disponibles— fueron para la madre, concretamente en el 76,2% de los casos. El 5,5% fue para el padre y solo en el 17,9% de los casos ambos obtuvieron la custodia. También hay que sumar un 0,3% para instituciones y otros familiares.

"Dos veces he pedido la custodia compartida. La primera me la denegaron. Y por la segunda ya llevo dos años esperando", asegura Francisco Hernández, que ha viajado desde Valencia hasta Madrid "porque aquí están los políticos". Es el presidente de Custodia Compartida Española Ya, una las asociaciones de la plataforma que pide una ley nacional que contemple la custodia compartida como régimen preferente, al considerar que es el sistema más igualitario y el que mejor protege el desarrollo emocional de los niños. "Ser padre no puede reducirse a ver a mi hijo cada 15 días, desde las diez de la mañana de un sábado hasta las ocho de un domingo", señala rodeado de carteles. En uno de ellos se lee: "Hijos huérfanos de padres vivos".

El Gobierno ultima un proyecto para que deje de ser excepcional. La norma, que inicialmente contemplaba que los jueces concedieran la custodia compartida de manera ordinaria sin que los padres lo pidieran, ha sido modificada después de que el Consejo de Estado rechazara esa fórmula, en septiembre. La Ley sobre el Ejercicio de la Corresponsabilidad Parental primará "el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos", pero "si media acuerdo entre los progenitores con una mínima intervención judicial".

También, aunque no exista acuerdo, si es solicitada por uno de los padres. "Excepcionalmente, aunque ninguno de los progenitores solicite su ejercicio compartido, el juez motivadamente y previo informe del Ministerio Fiscal podrá acordarlo si solo de esta forma se protege el interés superior de los hijos".

Para Antonia María Carrasco, defender la custodia compartida también es defender los derechos de la mujer y la "verdadera igualdad" de género. "Se reparten las tareas por igual, se reparten el tiempo, el trabajo y las decisiones. Si yo sola me quedo a cargo de los niños, sin que el padre intervenga en los cuidados, tendré menos tiempo para desarrollarme como profesional".

El Gobierno ultima un proyecto para que la custodia compartida deje de ser excepcional, pero el juez solo la concederá si es solicitada

Maite Disdier, presidenta de Segundas Mujeres e Hijos por la Igualdad, ha señalado que el objetivo es dar un toque de atención a los políticos porque las familias reconstruidas, como la suya, también tienen derechos. Uno de ellos: que sus hijos y sus hermanos "puedan tener una relación normal" y no sean "hermanos de visita".

"Los hijos de una segunda pareja también tienen derechos. No solo tienen los mismos derechos a tener una vivienda digna, educación, comida y a que los jueces fijen las pensiones pensando también en ellos. Tienen derecho a crecer con sus hermanos", comenta una mujer que ha asistido a la concentración y prefiere no identificarse.

La asociación recibe casos de todo tipo. Por ejemplo, el de una mujer que tiene cuatro hijos menores de edad. Su pareja tiene embargada parte de la nómina, por orden judicial, porque el hijo del primer matrimonio, de 23 años, "ha decidido estudiar una segunda carrera".

¿Qué pasa si los padres no se llevan bien? El Tribunal Supremo —que en mayo de 2013 había defendido la custodia compartida como la "mejor solución"— matizó su doctrina el pasado diciembre: no cabe la custodia compartida si hay conflictividad entre la pareja.

A la concentración han asistido políticos de Ciudadanos, UPyD y Vox. Otra protesta diferente, organizada por el grupo Projusticia, ha congregado a una veintena de personas frente a la sede del PP, en Génova, también a favor de la custodia compartida.

Más información