Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez pide una alianza de gobiernos socialistas en Sevilla y Madrid

El secretario general del PSOE hace campaña con Susana Díaz en Almería

La candidata Susana Díaz junto a Pedro Sánchez en Almería. Ampliar foto
La candidata Susana Díaz junto a Pedro Sánchez en Almería.

La protagonista de la campaña electoral andaluza de los socialistas, quien se la juega en mayor medida y quien debe gozar de la máxima libertad de movimiento y decisión es Susana Díaz. Con este principio asumido sin reservas acudió anoche el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a la localidad almeriense de Vícar para participar en el primero de los dos actos en los que intervendrá en esta campaña acompañando a Díaz. Pedro Sánchez no dio el menor pábulo a las especulaciones de dentro y fuera de su partido respecto a si Susana Díaz podría algún día aspirar a ser candidata a la presidencia del Gobierno de España.

El líder socialista vaticinó una fuerte victoria de Susana Díaz el próximo 22 de marzo, y del PSOE, en las elecciones generales de finales de año. “Forjemos Susana, tú y yo, una nueva alianza entre San Telmo y Moncloa”, señaló anoche el líder socialista con cita a las sedes de los Gobiernos autonómico y nacional, respectivamente. No hubo, sin embargo, respuesta de la presidenta andaluza a este hilo conductor entre un Gobierno socialista andaluz y otro en España, presidido por Pedro Sánchez.

La expectación rodeó este encuentro y este gran mitin en un polideportivo de Vícar —que reunió a más de 3.000 simpatizantes y militantes socialistas—, muy diferente en todos los terrenos, también en el tamaño, de los que celebra la presidenta andaluza, en espacios pequeños y medianos en contacto directo con la gente, y ella sola, sin más protagonistas. Ayer lo compartió con Sánchez, quien hizo su papel con todo rigor, proclamando que la fuerza y el liderazgo de Susana Díaz se comprobará el domingo 22 de marzo con una victoria electoral. El líder del PSOE construyó su discurso en la necesidad de que Díaz siga gobernando en Andalucía y que, a finales del mes de noviembre, en las elecciones generales, el PSOE gane y así terminar con el supuesto maltrato que el Gobierno de Mariano Rajoy inflige al Ejecutivo socialista andaluz. Esta es precisamente la línea maestra de la campaña de Díaz: lo poco que Rajoy quiere a la comunidad más poblada de España. “Andalucía se merece tener un aliado en el Gobierno de España... Forjemos, Susana, una nueva alianza entre Andalucía y el resto de España, con Gobiernos socialistas en Sevilla y en Madrid”. No hubo respuesta de Susana Díaz que no se salió de su discurso netamente andaluz sin referencias a otras elecciones.

Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M pulsa en la foto
Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M

Es en Andalucía donde la ve el expresidente del Gobierno, Felipe González. En una entrevista que EL PAÍS publicará mañana, González afirma Díaz se quedará en Andalucía, además de dar por segura su victoria. Díaz mantuvo el plan de toda su campaña de centrarse solo en temas de su Comunidad. Ni una sola mención a las próximas elecciones generales. Sí introdujo una crítica al “machismo” del PP por difundir que no estará en el debate en TVE por enfermedad. “Estoy embarazada, no enferma”, subrayó.

El guión de Sánchez incluyó críticas a la derecha pero también a Izquierda Unida y a Podemos. Ambos grupos, entre otros, no apoyaron el día anterior una moción en el Parlamento Europeo por la libertad de los presos políticos en Venezuela. “Espero que el dinero que los dirigentes de Podemos han recibido de Venezuela no sea una hipoteca; porque cuando se trata de defender la libertad y la democracia, no hay excusas que valgan”, clamó Sánchez.

Con esta conexión en los mensajes, la imagen de unidad y lealtad mutua quedó ayer fijada en el acto almeriense. “Tengo el apoyo total y a diario de Pedro Sánchez”, dijo por la mañana la presidenta en Roquetas de Mar, como respuesta a la pregunta insistente, también diaria, respecto a sus relaciones con Sánchez, a quien siempre alude como “secretario general” y nunca por su nombre propio.

“El desembarco de Madrid”, como los socialistas señalan la presencia nutrida de ministros y dirigentes del PP, además de los líderes nacionales del resto de los partidos, se hubiera podido producir en la campaña socialista por el apoyo sin fisuras de todos los cuadros y dirigentes del partido a Susana Díaz. Y ella lo sabe muy bien. A la secretaría de Organización del partido andaluz, que dirige Juan Cornejo, ha llegado el ofrecimiento de todos los barones territoriales para arrimar el hombro participando en actos. El PSOE andaluz lo ha agradecido, pero no lo ha tenido en cuenta a la hora de su programación. Es su campaña y así lo entendió Sánchez. No le resultó extraño que fuera la presidenta quien cerrara el acto ya que el líder socialista se pondrá siempre detrás de los candidatos autonómicos; ya lo hizo hace dos semanas en el primer acto público del catedrático Ángel Gabilondo para la Comunidad de Madrid.