Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una magrebí sospechosa de reclutar a mujeres para la yihad

La marroquí, residente en Barcelona, regresaba de Turquía

Samira Yerou es detenida en el aeropuerto de Barcelona.
Samira Yerou es detenida en el aeropuerto de Barcelona. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil detuvo ayer en el aeropuerto de Barcelona a Samira Yerou, una marroquí residente en España, que regresaba de Turquía, donde fue interceptada cuando pretendía seguir camino hacia Siria para unirse al Estado Islámico (EI) o DAESH, según informó el Ministerio del Interior. El arresto se produjo cuando la mujer, procedente de Turquía, llegó poco después de la una de la tarde al aeropuerto barcelonés de El Prat. Sobre ella pesaba una orden internacional de detención emitida por la Audiencia Nacional.

La detenida había abandonado su domicilio de Rubí (Barcelona) el pasado diciembre y se llevó consigo a su hijo de tres años, de nacionalidad española, cuya desaparición había sido denunciada por su padre, residente en España. Según Interior, el menor se encuentra bien y ha sido entregado a su progenitor.

Samira había sido interceptada en Turquía cuando pretendía acceder clandestinamente a Siria con la presunta intención de unirse al grupo terrorista. Interior no ha detallado si la detección de Samira en territorio turco fue consecuencia de la alerta dada por España.

Según la investigación de la Unidad Central Especial número 2 de la Guardia Civil, la mujer podría haber realizado labores importantes de captación y radicalización a favor de esa organización terrorista. Los agentes tienen la sospecha de que supuestamente había trabajado para reclutar y enviar a Siria a mujeres simpatizantes de esta causa residentes en Europa y Marruecos.

Hace una semana, las autoridades británicas informaron de que las jóvenes Shamina B., de 15 años, Kazida S., de 16, y Amira A., de 15, se marcharon del Reino Unidos para viajar a Siria e integrarse en las filas de la organización terrorista del Estado Islámico. Las tres muchachas fueron vistas por sus familias por última vez el pasado 17 de febrero, cuando huyeron de casa para embarcar en un vuelo de la compañía Turkish Airlines hacia Estambul.

Shamina, Kazida y Amira, que estudiaban en el instituto Tower Hamlets de Londres, fueron captadas por las cámaras de seguridad de la estación de autobuses de Bayrampasa, en Estambul, donde esperaron 18 horas antes de proseguir viaje hasta la frontera son Siria.

El 16 de diciembre de 2014, la Comisaría General de Información, en operación conjunta con los Servicios de Inteligencia Marroquíes, detuvieron a siete personas (cinco de ellas en España y dos en Castillejos, en Marruecos).

Los arrestados en España fueron cuatro mujeres (una de ellas menor de edad) y un hombre. Las detenciones se practicaron en Ceuta, Barcelona y Melilla. Esta se dedicaba fundamentalmente a la captación de mujeres yihadistas para el Estado Islámico, habiendo conseguido reclutar hasta ese momento a 12 mujeres a través de las redes sociales y los foros privados de WhatsApp.

En agosto del año pasado, la policía española interceptó a Fauzia Allal Mohamed, de 19 años y otra chica de 14 años que le acompañaba, cuando se disponían a cruzar desde Melilla a Marruecos para unirse a otras correligionarias y desde allí volar a las zonas de combate de Siria.

Según expertos antiterroristas españoles, las mujeres que se integran en la yihad en Siria o Irak se dedican habitualmente a cocinar y a contraer matrimonio con algún combatiente para engendrar hijos.

Unas 550 europeas se han unido al Estado Islámico, según estimaciones del Instituto para el Diálogo Estratégico de Londres, una organización independiente, publicadas el pasado enero.

Más información