Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente de Murcia, al borde de la imputación por cohecho

El juez del ‘caso Novo Carthago’ ve indicios de delito en la actuación del eurodiputado popular Ramón Luis Valcárcel

El juez del caso Novo Carthago, que investiga desde 2006 la recalificación de terrenos en Cartagena (Murcia) para levantar 10.000 viviendas, apartamentos turísticos, hoteles, centros comerciales y campos de golf junto a la laguna del Mar Menor, en una zona con áreas naturales protegidas, pretende imputar al eurodiputado del PP y ex presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, por los delitos de prevaricación y cohecho. Durante sus mandatos, con mayorías absolutas contundentes, Murcia experimentó una fuerte expansión urbanística fruto de numerosas recalificaciones de suelo.

La causa judicial salpica a una parte importante del Gobierno murciano que presidía Valcárcel —hay tres exconsejeros y tres ex directores generales imputados—, a la alcaldesa de Cartagena y diputada nacional del PP, Pilar Barreiro, y a la empresa Hansa Urbana, que compró en 2002 los terrenos junto al Mar Menor que fueron recalificados.

El instructor sostiene que Ramón Luis Valcárcel recibió como presidente murciano numerosos regalos del empresario beneficiado por la recalificación. “Han aparecido múltiples indicios unidireccionales e inequívocos que apuntan todos a Ramón Luis Valcárcel”, que habría recibido los regalos del empresario Rafael Galea Expósito, a través de “testaferros, como cuñados, e incluso utilizando a su propia hija”. El juez detalla que la hija del expresidente murciano trabajó en una empresa domiciliada en Jerez de la Frontera que tenía como principal cliente a la sociedad Hansa Urbana, propiedad de Rafael Galea.

Además, este empresario hizo un regalo de boda a la hija del presidente murciano que el juez todavía no ha llegado a descubrir. Como ni el empresario ni los beneficiados confesaron en qué consistió el regalo, el instructor abrió una investigación de las cuentas del matrimonio y descubrió unos ingresos de 123.000 euros que no se ajustaban “a las fuentes de renta conocidas”. El juez halló 30 operaciones hechas el mismo día por importe de 1.000 euros cada una que se llevaron a cabo entre las 8.29 y las 8.34 de la mañana, antes de que la oficina que registró esos movimientos abriera al público. El juez considera que los ingresos en efectivo de 1.000 euros (la mayoría en billetes de 500) pretendían ocultar la identidad de quien hacía el pago, que utilizó 30 nombres de pila distintos, sin apellido, para “simular” regalos de boda. En el banco donde se hicieron los ingresos trabajaba como subdirector el marido de la hija del presidente murciano.

Además, el magistrado relata como Hansa Urbana vendió una parte de los terrenos recalificados para construir 34 viviendas por un precio “antieconómico y fuera de toda explicación lógica y razonable” a una empresa que, “dos meses después de recibir el regalo”, traspasó el 40% de sus acciones al cuñado del presidente murciano al precio de un euro por acción, El juez argumenta que se trató de un regaló porque Hansa Urbana vendió esos terrenos al precio de 25 euros por metro cuadrado, cuando en otra operación similar en una zona equiparable se vendió suelo a 105 euros por metro cuadrado.

El juez apunta que el expresidente murciano formaba parte de la trama que impulsó el pacto entre la alcaldesa de Cartagena y el empresario Rafael Galea para la recalificación de los terrenos en un espacio natural protegido. Por ello, ha pedido al fiscal opinión sobre la imputación del expresidente murciano, su hija y su cuñado.

El juez señala que citará a Ramón Luis Valcárcel en sábado o domingo “para no interrumpir su asistencia a las sesiones del Parlamento Europeo”.