Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE apunta a un único rival político: el Partido Popular

Pedro Sánchez presentará a su partido como única alternativa de Gobierno

Pedro Sanchez Ampliar foto
Pedro Sánchez en el Congreso.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, sale en su primer y único debate del estado de la nación de esta legislatura a marcar distancia abismal con Mariano Rajoy, presidente del Gobierno; a no reconocerle ningún logro por sus políticas, y a marcar los ejes de su proyecto electoral para las elecciones generales de fin de año. Esta intervención es la avanzadilla de la cadena de procesos electorales que habrá en España desde marzo hasta diciembre próximo.

¿Componendas entre el jefe de la oposición y el presidente del Gobierno ante el empuje de otras fuerzas políticas que les amenazan directamente, como Podemos, Ciudadanos y otras? A esta pregunta, tanto pública como privadamente, la dirección socialista reacciona con una negación rotunda. “Nuestro adversario es el PP”, señalan en el PSOE en las horas previas a la celebración del debate en el que trabaja el líder socialista desde hace semanas con distintos colaboradores y en primer lugar con el portavoz parlamentario, Antonio Hernando. Junto a él ha estado el diputado nacional Rafael Simancas, aunque en los últimos días tuvo que alejarse al ser nombrado presidente de la gestora del partido en Madrid. La materia prima ha sido aportada por los portavoces parlamentarios y los secretarios sectoriales de la ejecutiva que siguen muy de cerca toda la labor del Gobierno, coordinados por Hernando.

Las novedades que introduzca este martes el líder socialista estarán en la senda del relato que empezó a construir desde principios de año y que no abandonará en los próximos meses. Crítica y alternativa serán las bases de la intervención de Pedro Sánchez de la que el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, avanzó este lunes su espíritu. “Después de tantas mentiras y tantos incumplimientos, no nos podemos creer las nuevas promesas de Rajoy”. Con esta apreciación de Hernando el PSOE minusvalora a priori cualquier anuncio que pueda hacer el presidente del Gobierno. “No es de recibo que, en la última contrarreloj, se vayan a sacar nuevos conejos de la chistera”.

A las clases “medias y trabajadoras” apelará el político socialista como testigos de la marcha de la economía y de la situación general del país. A estas se dirigirá para lanzar un mensaje de esperanza de que con un Gobierno socialista la situación puede cambiar, aunque sabe que en la réplica se va a encontrar con una diatriba general contra la España que dejó el último Ejecutivo socialista. Con esto cuenta Sánchez por lo que tratará de mostrarse lo más cercano posible a la calle y a los problemas reales. Economía, empleo, derechos y libertades serán los grandes epígrafes en los que se moverá el líder socialista.

La reindustrialización del país, medidas concretas para la creación del empleo aparecerán en su discurso aunque la concreción se verá en las resoluciones que el Grupo Socialista defienda el jueves como colofón de este debate.

La agenda para una recuperación “justa” es su gran propuesta, que irá tomando cuerpo a lo largo del tiempo y hasta las próximas elecciones. La regeneración de la vida política y la actualización del Estado autonómico completarán la intervención de Sánchez destinada al PP pero con la mirada puesta en las fuerzas políticas que le disputan su potencial electorado. Desde Podemos a Ciudadanos, UPyD e Izquierda Unida.

Más información