Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate sobre el estado de la nación anuncia el fin del bipartidismo

Este martes se estrenan varios portavoces en una cita con un horizonte electoral inmediato

Debate del estado de la nacion Ampliar foto
Mariano Rajoy en el último debate del estado de la nación.

El Congreso de los Diputados celebrará desde este martes un debate sobre el estado de la nación al borde de un tiempo nuevo y en un insólito clima de cambios políticos. Será un debate distinto de los anteriores porque se produce en el final de la legislatura y Mariano Rajoy subirá a la tribuna para dar cuenta del balance de su gestión como presidente del Gobierno.

Será un debate de cambio porque intervendrán por primera vez en un pleno de este tipo nuevos portavoces como el del PSOE, Pedro Sánchez, y de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que se estrenarán ante Rajoy en las próximas generales. Su presencia en el debate y en el futuro en las urnas da idea de un cambio en los principales partidos que se ha materializado en esta legislatura en busca de caras nuevas que den apariencia de renovación en la política.

Lo será también porque todas las encuestas y estudios demoscópicos indican que la política española está al borde de un momento distinto y desconocido con mayorías parlamentarias muy diferentes de las registradas hasta ahora. Todo apunta al final del bipartidismo, entendido como hegemonía alternativa de PP y PSOE, y también de ausencia futura de mayorías absolutas en favor de un Parlamento más fragmentado que necesitará de acuerdos para formar Gobiernos estables. El ambiente político será de cambio porque en ese nuevo tiempo que se apunta hay dos partidos con opciones de superar el 10% de los votos y que no están aún en el Congreso.

Podemos, incluso, está en condiciones de ser el partido más votado y, en todo caso, de liderar la oposición en el nuevo Parlamento. Y Ciudadanos se apunta como un partido decisivo en el futuro y por encima del 10% según las últimas encuestas. Dos partidos nuevos marcan la agenda política fuera del Parlamento por primera vez en más de 30 años de democracia. Y condicionan la actuación de partidos que como el PSOE puede estar aprovechando sus últimas oportunidades como antagonista del PP. O de IU que ve amenazado su espacio, o de UPyD que necesita encontrar su discurso y su supervivencia.

Guía del debate

  • Martes. A las 12.00 comienza el debate del estado de la nación con la intervención del presidente del Gobierno. A las 16.00 se reanuda con los portavoces de mayor a menor, empezando por Pedro Sánchez, con 35 minutos cada uno. Rajoy replicará a cada uno sin tiempo tasado y, a su vez, contestan los portavoces durante 10 minutos, con respuesta final del presidente que puede intervenir siempre que quiera.
  • Miércoles. A las 9.00 se reanuda con los portavoces que no hayan intervenido el martes. Cierran el portavoz del PP y el presidente.
  • Jueves. A las 11.00 se debaten y votan las propuestas de resolución presentadas la víspera por los grupos. Pueden presentar 15 cada uno y cada grupo cuenta con 15 minutos de intervención en defensa de sus propuestas.

Será un debate de cambios porque en los discursos estará presente la intensa y apretada agenda electoral del año 2015 que arranca ahora. Empezando por las andaluzas del 22 de marzo, siguiendo por las municipales y autonómicas del 26 de mayo, las catalanas del 27 de septiembre y las generales previstas para noviembre o diciembre. Será casi el primer acto electoral o mitin del año.

Incluso, en algunos de esos comicios se apunta a la posibilidad real de cambios políticos de calado, por ejemplo, en la posible victoria de ERC en Cataluña arrebatando a CiU el título de partido más votado. Y con un futuro incierto para Cataluña si hay mayoría de partidos soberanistas, dispuestos a abordar un proceso hacia la independencia.

Y, en el fondo, el debate que arranca este martes será un nuevo tiempo porque el presidente del Gobierno pretende dar impresión de fin de ciclo económico, tras una profunda crisis económica. En el estado de la nación de hace un año Mariano Rajoy proclamó el final de la crisis y en este pretende, según todas las fuentes, anunciar el tiempo de la superación de los sacrificios. Llevará en la cartera leyes como la de bajada de tasas judiciales, la de segunda oportunidad o los planes de ayuda a la familia que muestren, según la lectura del Gobierno, que ha llegado el momento de la recuperación.

Rajoy tiene previsto exponer y desarrollar su relato de la legislatura: cogió un país al borde del rescate; tuvo que cambiar su programa e imponer sacrificios; España ahora está saliendo de la crisis y vuelve a medidas de estímulo y devolución a los ciudadanos de lo que han tenido que perder en este tiempo. Su objetivo es que lo que predomine sea el balance final de los cuatro años y no el tiempo intermedio, contraponiendo los datos que encontró con los que dejará e intentando convencer a los ciudadanos de que tienen que percibir la recuperación. También intentará dar la impresión de que los meses que restan hasta las elecciones generales seguirán cargados de aprobación de nuevas medidas, aunque el tiempo parlamentario apremia y sea ya difícil sacar adelante iniciativas complejas. Que la inacción no sea la imagen del final de la legislatura.

La oposición hablará sobre los recortes de derechos, la endeble recuperación y el aumento de desigualdades

La oposición en bloque y con distinta intensidad buscarán rectificar este relato incluyendo lo que consideran recortes de derechos como los que se llevó por delante la reforma laboral; lo endeble de la recuperación y las desigualdades que se han creado y aumentado. Es decir, a priori la palabra más repetida por Rajoy será recuperación y la más utilizada por la oposición, empezando por Pedro Sánchez, será la de desigualdad.

Será el debate entre la recuperación y la desigualdad con la vista puesta en las urnas. Rajoy intentará también que el concepto de tiempo nuevo quede claro respecto a la corrupción. Que los escándalos que han marcado su agenda política han quedado atrás con las medidas que anunció hace dos años justo en otro debate sobre el estado de la nación y que ahora solo en parte empiezan a llegar al BOE.

El debate se iniciará a las 12.00 con la intervención del presidente del Gobierno y terminará el jueves con la discusión y votación de las propuestas de resolución que presenten los grupos.

Más información