Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pedirá a los expresidentes el escaño si se les atribuye un delito

Hernando dijo primero que esperarían al juicio oral y luego rectificó

Manuel Chaves y José Antonio Griñán en un acto electoral en 2011. Ampliar foto
Manuel Chaves y José Antonio Griñán en un acto electoral en 2011.

La dirección del PSOE no pedirá a Manuel Chaves, Gaspar Zarrías y José Antonio Griñán que dejen sus escaños en el Congreso y el Senado. Esperará a que el Tribunal Supremo les impute algún delito concreto tras su declaración el próximo mes de abril.

La decisión final sería de los tres imputados: el partido solo podría expulsarlos o enviarlos al Grupo Mixto, pero no quitarles las actas de parlamentarios. Manuel Chaves ha aclarado este martes que no tiene intención de dimitir, alegando que “nada ha cambiado”.

La providencia del Supremo provocó rectificaciones y matizaciones en la dirección del PSOE, además de notable conmoción en los parlamentarios socialistas. Primero, Antonio Hernando, portavoz en el Congreso, fijó la posición del partido y del Grupo Parlamentario asegurando en rueda de prensa que se les aplicaría el código ético del PSOE que obliga a pedir el acta a los cargos electos a los que se les abra “juicio oral”. Esta situación procesal está lejos aún para Chaves y Griñán.

Cuando se le recordó a Hernando que Pedro Sánchez y Susana Díaz, en distintas declaraciones estos meses, fijaron en el momento de la imputación la línea roja para actuar, Hernando reiteró que se debe aplicar el código ético. Y diferenció este caso de otros como el de las tarjetas black de Caja Madrid, en el que hubo expulsiones sin imputación.

Menos de una hora después, el propio Hernando volvió a comparecer ante los periodistas para rectificar y asegurar que en este caso aún no hay imputación de delito pero que ese sería el momento, si se produce, en el que se pediría a Chaves, Griñán y Zarrías que entreguen los escaños. “El error ha sido mío”, dijo Hernando ratificando la versión que a esa hora daban el PSOE y la Junta de Andalucía: los tres cargos socialistas van a declarar voluntariamente y sin imputación de delito concreto y, por eso, seguirán en el escaño al menos hasta que declaren.

Según el ministro de Justicia, Rafael Catalá, los socialistas recurren a una “artimaña dialéctica”, tras haber defendido que se obligue a dimitir a los imputados.

A esta posición de apoyo a los expresidentes se sumaron otros diputados socialistas, para quienes no hay razón alguna para que Chaves, Griñán y Zarrías abandonen el cargo. Si renunciaran al escaño y al aforamiento, su caso volvería a estar en manos de la juez Mercedes Alaya.

Más información