Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos oculta a Monedero mientras busca una salida a su caso

El cofundador del partido no participa en actos públicos desde el 31 de enero

Juan Carlos Monedero (izquierda) y Pablo Iglesias, el pasado noviembre en Madrid.
Juan Carlos Monedero (izquierda) y Pablo Iglesias, el pasado noviembre en Madrid. AFP

Podemos busca la manera de dar una salida al caso Monedero tras ocultar durante casi dos semanas a este dirigente. La dirección del partido, en la que Juan Carlos Monedero es secretario de Proceso Constituyente y desempeña el papel de responsable del programa electoral, lleva 12 días prescindiendo de él en sus actos públicos. La gestión del caso que alcanza al cofundador de la formación —que en 2013 facturó más de 425.000 euros a los Gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua y hace dos semanas abonó 200.000 euros a la Agencia Tributaria para evitar una sanción fiscal— ha pasado hasta ahora por una estrategia adoptada en repetidas ocasiones por los principales partidos: esperar a que remita el temporal.

No obstante, la formación de Pablo Iglesias, que se enfrenta en Andalucía a su primera campaña electoral de este año, busca ahora la fórmula para responder a la crisis y tratar de enterrar el caso. El partido prepara una respuesta, quizá una explicación pública, para rebatir las acusaciones y despejar las dudas relacionadas con sus ingresos.

Monedero, cofundador de Podemos, ha mantenido un perfil bajo desde que, el pasado 29 de enero, acusara al ministro de Hacienda de intentar asustarle. “Montoro”, dijo en un acto público en Leganés, “me quieres meter miedo, no tengo miedo, tengo mis cuentas en regla”. Dos días después, el profesor de Políticas de la Universidad Complutense de Madrid participó en la movilización convocada por el partido en la plaza de la Puerta del Sol. Subió al escenario para dirigirse a los asistentes junto a Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Luis Alegre e Irene Montero. Y desapareció.

La formación ha ofrecido desde entonces dos explicaciones sobre el historial fiscal de Monedero. Primero aseguró que había saldado su deuda, pagando 200.000 euros correspondientes al IRPF de 2013 y acogiéndose “a la interpretación más onerosa para él”. El pasado lunes, aportó extractos bancarios con fecha de ese día que acreditaba un saldo en sus cuatro cuentas bancarias de 205.769 euros. Todos los partidos, del PP a Izquierda Unida, consideran “insuficientes” esas aclaraciones. Y la formación, que sigue denunciando una “campaña de infamia” contra sus dirigentes, quiere ahora evitar que las sospechas y las dudas que rodean esos ingresos afecten a la campaña de las elecciones andaluzas del 22 de marzo. El propio Monedero prometió documentar sus trabajos de asesoría para justificar los cobros en cuanto lograra la autorización de Venezuela y sus socios. Aún no lo ha hecho.

Luis Alegre descartó de forma tajante la renuncia del dirigente

Luis Alegre, secretario de Participación de Podemos, descartó tajantemente tras la última reunión de la directiva que estuviera sobre la mesa la dimisión de Monedero. “En absoluto se plantea solicitar la renuncia a Monedero. A pesar de la cantidad de información que está circulando, en gran parte de los casos errónea, y que está siendo seguida de rectificaciones, la Ejecutiva no se plantea pedir la dimisión, no está en absoluto encima de la mesa. Todo es ruido que podría ser interesado”, opinó Alegre.

Esta es la segunda crisis que atraviesa la dirección de Podemos desde su constitución como fuerza política organizada el pasado 15 de noviembre. Tras el caso del contrato de Errejón con la Universidad de Málaga, la cúpula del partido inició una operación para proteger al responsable de la Secretaría Política de la sobreexposición en los medios. Ahora se ha repetido un patrón parecido, Monedero, uno de los pocos fundadores que, por ejemplo, todavía no ha ofrecido una rueda de prensa en los últimos meses, lleva dos semanas escondido.

Más información