Prisión para tres de los supuestos yihadistas detenidos en Ceuta

El cuarto arrestado, con una discapacidad psíquica, ha quedado en libertad

Uno de los cuatro detenidos en Ceuta, el sábado.
Uno de los cuatro detenidos en Ceuta, el sábado.POLICÍA

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha enviado a prisión a tres de los cuatro supuestos yihadistas detenidos el sábado por la mañana en Ceuta y de los que el Ministerio del Interior aseguró que estaban listos para inmolarse. El magistrado les imputa delitos de pertenencia a organización terrorista y tenencia ilícita de armas.

Para el cuarto investigado, Redouan Ali Amzal, que ha quedado en libertad, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 impone, como medidas cautelares, la prohibición de abandonar el territorio nacional, la entrega del pasaporte y comparecencias semanales en el juzgado más próximo a su domicilio. Este imputado, según fuentes judiciales, padece una discapacidad psíquica.

Más información
Detenidos cuatro yihadistas en Ceuta “dispuestos” a atentar
Los detenidos en Ceuta tenían contactos en Marruecos
Opinión | El difícil reto de acercarse a la yihad
Agentes secretos marroquíes combaten a la yihad en España
El Gobierno acepta negociar que Morón sea base contra el yihadismo
El Consejo de Seguridad Nacional estudia el plan contra la radicalización

Según fuentes de la investigación, los cuatro arrestados han negado cualquier vinculación con redes islamistas y solo han reconocido su participación en pequeños delitos, razón por la cual uno de ellos guardaba una pistola en su domicilio, en la barriada del Príncipe Alfonso de Ceuta. También guardaban armas blancas y simuladas. La causa permanece secreta por orden del juez Ruz.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, había asegurado el fin de semana que los detenidos estaban "radicalizados, muy adiestrados, tanto física como mentalmente y dispuestos a cometer un atentado e inmolarse". En la primavera de 2012, Rachid Wahbi, de 33 años, Mustafá Mohamed Layachi, Piti, de 30, y Mustafá Mohamed, Tafo, de 24, juraron que si no volvían de Siria al barrio de El Príncipe, la cuna de su juventud, su muerte sería vengada. Ninguno de los tres regresó porque todos se suicidaron en ataques organizados por el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda, causando centenares de víctimas. Los cuatro jóvenes detenidos —dos parejas de hermanos— soñaban con protagonizar esa venganza, según fuentes de la investigación.

El magistrado les imputa delitos de pertenencia a organización terrorista y tenencia ilícita de armas
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La policía intenta descubrir si esta célula contaba con algún objetivo concreto al que atacar para vengar la muerte de sus "hermanos", convertidos en los círculos más radicales en héroes desde que el Frente Al Nusra difundió un vídeo de Rachid Wahbi vestido de militar, con un Kalásnikov en la mano y sonriendo a la cámara antes de lanzarse al volante de un camión cargado de bombas contra un cuartel militar en Idlib, al norte de Siria, provocando la muerte de un centenar de personas.

Un vídeo colgado en la cuenta de Facebook de uno de los cuatro detenidos fue lo que provocó la intervención policial, según aseguraron a EL PAÍS fuentes de la investigación. El joven aparece haciendo ejercicios físicos de carácter militar, dando gritos en favor de la yihad y se oyen cantos coránicos como música de fondo. Fernández Díaz destacó el "gran paralelismo" de estas dos parejas de hermanos con los autores de la reciente matanza en el semanario satírico Charlie Hebdo y en una tienda judía en París.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS