Sánchez defiende el pacto con el PP para elaborar ley contra el terrorismo

El secretario general del PSOE afirma en Washington que el terrorismo islamista requiere un frente “unido” y pide más adhesiones al acuerdo

Pedro Sánchez inicia este miércoles su primera gira a Washington.Foto: atlas | Vídeo: Atlas

Unidad ante la amenaza extremista que solo quiere “fracturar, dividir y crear miedo entre la sociedad”. Así ha defendido este miércoles en Washington el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el acuerdo cerrado la víspera con el Gobierno para elaborar de urgencia una ley orgánica contra el terrorismo.

Cuando se cumple una semana del atentado yihadista contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo en París, Sánchez, en su primera visita a Washington como líder del PSOE, ha defendido el pacto con el PP, cuyo objetivo es, ha subrayado, “defender las libertades de todos, dentro del marco del Estado de derecho” ante un “fanatismo que lo que quiere es acabar con nuestro marco de convivencia y nuestras libertades”.

A la par, ha instado al resto de fuerzas políticas del país a unirse al proyecto “con ánimo de acuerdo, de diálogo, de pacto y reivindicando el espíritu de París que pudimos ver en las calles el pasado domingo”.

“La peor noticia que puede recibir el yihadismo es la publicación de un nuevo Charlie Hebdo”, ha señalado. Por ello, según Sánchez, “la mejor respuesta al terrorismo yihadista es la unidad de todos los demócratas”. El líder del PSOE no ha querido opinar sobre algunos de los puntos más polémicos de la propuesta, como la tipificación de la consulta "habitual" de páginas web en las que se adiestre a terroristas, aduciendo que hay que “esperar a la negociación”. Aun así, se ha mostrado convencido de la posibilidad de “conjugar los derechos y libertades con un combate eficaz contra el terrorismo yihadista”.

Pese a los comentarios sobre las políticas para luchar contra el extremismo religioso, la principal meta de Sánchez durante sus dos días de estancia en Washington es de carácter económico: explicar las recetas “alternativas” de su formación a la “austeridad malentendida” aplicada en los últimos años en Europa y España.

Por ello, viaja acompañado del secretario de Economía, Manuel de la Rocha, y el portavoz del mismo rubro en el Congreso, Juan Moscoso. Los dos lo han acompañado en sus reuniones con representantes económicos del Gobierno de Barack Obama y en instituciones clave como el Fondo Monetario Internacional (FMI), ante las cuales Sánchez se ha presentado como la “alternativa socialdemócrata” más creíble en España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En su primer día de visita, Sánchez desplegó ante quien lo quiso escuchar su “agenda para una recuperación económica justa”, alejada de las recetas que afirma han hecho que la economía de Europa -y de España- siga estancada, mientras que la estadounidense goza de un crecimiento sostenible y del paro más bajo de los últimos 15 años.

Una situación que, según Sánchez, “claramente muestra el éxito de las fórmulas progresistas en respuesta a la crisis económica, y el fracaso de recetas que tienen mucho que ver con una austeridad malentendida que se están aplicando en la UE y en la Zona euro”.

Así lo discutió con el jefe del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Jason Furman, una de las primeras -y de más alto nivel- citas de su agenda de dos días en Washington. Sánchez también llevó ese discurso a la jefa del FMI, Christine Lagarde, a la que aseguró además la inclusión en su programa electoral de la propuesta de su organismo -rechazada por el PP- de una reestructuración de la deuda privada para familias en riesgo de desahucio y autónomos en peligro de perder su negocio.

Asimismo, Sánchez le manifestó a Lagarde su “preocupación” por los efectos de la reforma laboral del Gobierno, que dijo “está generando más desigualdad”.

Grecia también tuvo un papel preeminente en su encuentro en el FMI, que ha suspendido las conversaciones con Atenas hasta que se forme un nuevo gobierno.

La cita de Sánchez con Lagarde coincidió con la visita del presidente Mariano Rajoy a Atenas para apoyar al candidato conservador Andonis Samarás. Un gesto en palabras del líder del PSOE “respetable” aunque carente, lamentó, del acompañamiento de “soluciones alternativas para una población que está sufriendo las consecuencias de la austeridad” impuesta por la UE. Algo que según Sánchez sí ofrece su proyecto para aliviar el pago de la deuda pública en Grecia y evitar su salida del euro, que ayer explicó en persona a la jefa del FMI.

La agenda de Sánchez en Washington ha continuado con una reunión con Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la institución de referencia para la financiación de proyectos en América Latina y donde trabajan también más de 200 españoles, con quienes estuvo discutiendo la situación de su país de origen. Un tema que luego trasladó a la Universidad de Georgetown donde respondió a preguntas sobre su proyecto y el panorama político y económico español con estudiantes latinoamericanos y con los miembros de la Asociación de Científicos Españoles en Estados Unidos, ECUSA.

Su agenda política que continuará el jueves con su encuentro con la exsecretaria de Estado Madeleine Albright y con reuniones en think tanks de la capital. Antes de cerrar su visita, Sánchez también volverá a reunirse con estudiantes, esta vez en la Universidad George Mason, en las afueras de Washington.

Sobre la firma

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS