Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 4.000 kilómetros de carreteras tienen riesgo elevado de accidentes

Los diez tramos más peligrosos de la red vial de España son carreteras secundarias

Una carretera de la provincia de Girona, en Cataluña. Ampliar foto
Una carretera de la provincia de Girona, en Cataluña.

Casi 4.000 kilómetros de la red de carreteras del Estado —3.948 kilómetros, un 16% del total— representan un riesgo "elevado" o "muy elevado" de generar un accidente grave o mortal. Cataluña, Castilla y León y Galicia son las comunidades con la mayor proporción de "tramos negros", según los resultados del último estudio de EuroRAP, un consorcio financiado por la Comisión Europea. Las 10 vías con más siniestralidad son carreteras secundarias de calzada única, es decir, sin mediana de separación, y nueve de ellas tienen un bajo volumen de tráfico.

La investigación, que se efectúa desde 2003 en diferentes países europeos, establece cinco niveles de riesgo —desde muy bajo hasta muy elevado— al asociar el número de accidentes con el número de vehículos que circulan por determinadas vías. La EuroRAP, que contó con la participación del Real Automóvil Club de España (RACE) y el de Cataluña (RACC), analizó concretamente 1.374 tramos de la red, que concentran el 52% de la movilidad en el país.

En el estudio se han identificado al menos tres patrones, pero los riesgos pueden obedecer a diversos motivos, explica Luis Puerto, director técnico de la Fundación RACC. Dos características comunes: los 10 tramos con mayor siniestralidad son de calzada única —es decir, los dos sentidos de circulación no están separados físicamente por una mediana— y el volumen de tráfico es "relativamente bajo", entre 2.000 y 5.000 coches al día. "Por poner un ejemplo, una vía de ingreso a Madrid puede tener más de 90.000 coches".

Tres de los 10 tramos con mayor siniestralidad están en Castilla-La Mancha, incluido el que lidera la clasificación de EuroRAP: la carretera N-320, entre Casar de Talamanca (Guadalajara) y Algete (Madrid). Por esta vía de 11 kilómetros de extensión circulan más de 3.500 coches cada día. Las otras dos —que ocupan el segundo y tercer lugar de la lista— son la N-322, de Ballestero a San Pedro (Albacete), y la N-401, de Toledo a Malagón (Ciudad Real). Castilla y León, Cataluña y Andalucía aportan, cada una, otros dos tramos. Extremadura completa la lista con uno más. Las comunidades con mayor proporción de "kilómetros negros" son Cataluña (7,8%), Castilla y León (6,5%) y Galicia (6,3%).

El tercer patrón encontrado en algunas de las vías analizadas, principalmente en la que lidera la clasificación, es la cantidad de motos involucradas en los accidentes. El 50% de las víctimas en la carretera N-320 lo han sido por siniestros en motocicletas. "Estamos hablando de una sobrerrepresentación porque, en general, las motos forman parte del 15% de los accidentes", destaca Puerto.

¿Curvas mal señalizadas? ¿Deficiente visibilidad? ¿Daños en las calzadas? La investigación no llega a ese nivel de análisis, pero espera que las administraciones lo hagan. "Lo que pedimos es que se cambie el enfoque en el mantenimiento de carreteras, que ha sido puramente reactivo, y pasemos a uno proactivo con el impulso de las nuevas tecnologías para evitar más accidentes", insiste Puerto. Este 16% supone una mejoría con respecto a los tres años anteriores, en los que se situaba en torno al 18%. "No es un descenso muy grande".

Más información