El primer gran examen de Sánchez

El PSOE aspira recuperar en las elecciones municipales algo del terreno perdido en 2011

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y su número dos, César Luena.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y su número dos, César Luena. Emilio Naranjo (EFE)

La siembra fructificará en mayo aunque no sea la cosecha del año. Esta es la previsión del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y su equipo respecto a las elecciones de la primavera de 2015. Si no hay perturbaciones internas de calado, la ligera mejoría del PSOE, que pronostican las encuestas, se apreciará en los resultados de los comicios locales en los que Pedro Sánchez tiene su primera gran evaluación como líder.

“El liderazgo de Pedro Sánchez es uno de los valores de la organización en estos momentos. Su fortaleza radica en que es percibido como un cambio”. Esta afirmación se lee en un documento interno del partido sobre la estrategia electoral que preparan César Luena, secretario de Organización y Acción Electoral, y su equipo. Acaso esta afirmación sobre el liderazgo de Sánchez sea lo más atrevido del texto, ya que prima la cautela y los avisos de que “es imposible que el partido recupere en ocho meses” todo el poder perdido. Su retroceso electoral comenzó con una derrota severa en las elecciones municipales y autonómicas de 2011, continuó con las generales y se manifestó con la debacle en las europeas del pasado mes de mayo. “El trabajo de recuperación de la confianza de los ciudadanos pasará por las elecciones locales y autonómicas, en las que se pueden esperar datos favorables”, se lee en el documento.

Los resquemores que aún despierta Pedro Sánchez en su partido son considerados minoritarios en su equipo. Sus colaboradores incluso dan por seguro que parte de quienes no le votaron para la secretaría general ahora le apoyan. Sánchez obtuvo el 49% de los votos de los militantes, frente al 36% de Eduardo Madina, y al 15% de José Antonio Pérez Tapias. Frente a las actitudes de desapego de algunos dirigentes, el equipo de Sánchez tiene la certeza de que este es “imbatible” entre los militantes. Y este apoyo entre los afiliados, sostienen, va en paralelo al que va alcanzando entre los ciudadanos. Sánchez es consciente de que se examina en las municipales, aunque la dirección federal recuerda que son los candidatos de cada lugar quienes deben demostrar el apego de los ciudadanos.

Sánchez va a estar a plena disposición de los candidatos locales, que, por otra parte, mantienen ya una intensidad de trabajo muy notable. Los militantes quieren ver a Sánchez y por eso estará muy presente en esta campaña como también lo estará la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Ahora y en los próximos meses guardarán las formas y el mensaje de unidad, porque ambos desean el mejor resultado en los Ayuntamientos y en las comunidades autónomas. Después de mayo, ya se verá.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS