Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exjefa de la Fundación Caja Madrid logró un crédito opaco de 4,5 millones

Carmen Cafranga obtuvo el préstamo un año después de entrar en la comisión de control

Carmen Cafranga.
Carmen Cafranga. EFE

La expresidenta de la Fundación Caja Madrid, Carmen Cafranga, no solo disfrutó de una tarjeta opaca por cuenta de la entidad. Según informa este lunes la Cadena SER, la ejecutiva logró hace una década un crédito de 4,5 millones de euros para levantar con la ONG que presidía un bloque de viviendas en la capital. El préstamo, que no figura en el informe anual de la entidad de 2004, reportó a la asociación benéfica Asociación Patronato del Niño Jesús del Remedio un beneficio millonario.

Cafranga entró a formar parte de la Comisión de Control de Caja Madrid (órgano encargado de la supervisión de la dirección de la entidad) en marzo de 2003 a propuesta por Esperanza Aguirre. Allí llegó aupada por su gestión en la Fundación Prado-Valcarce, heredera de la asociación Niño Jesús del Remedio, que fundó su abuela y que se ha convertido en referente de las ONG mundiales. En el verano de 2004, apenas un año después de la toma de posesión de su cargo en Caja Madrid, Cafranga empezó las obras de construcción de un edificio de viviendas en el barrio madrileño de Montecarmelo.

La financiación para el proyecto, que consistía en 51 viviendas con sus trasteros, 65 garajes y cuatro locales comerciales, fue aportada por Caja Madrid, que concedió un crédito de 4.498.300 euros a la asociación de Cafranga. Ella misma firmó los papeles.

El préstamo contaba con condiciones muy ventajosas, ya que los pisos tenían la calificación de Vivienda con Protección Pública (VPP). A partir del año próximo, las viviendas y no tendrán esa condición de protegias, por lo que podrán venderse a precio de mercado.

Según ha podido confirmar la Cadena SER, ni la concesión de este crédito ni su importe ni las condiciones en las que se concedió se reflejan en la documentación oficial de Caja Madrid, en la que sí figura Cafranga como vinculada a dos avales a otras empresas concedidos ese mismo año, por importes de 6.000 y de 100.000 euros. No obstante, el Informe Anual de Gobierno Corporativo de 2004 no dice nada del crédito de casi 4,5 millones de euros que ella misma firmó, a pesar de que formaba ya en aquel momento parte del órgano de control de Caja Madrid.

A día de hoy, la Fundación de Cafranga está devolviendo el crédito con los ingresos obtenidos de los alquileres, que también le dejan beneficios. Pero lo más destacado es que a partir del momento en que vence el crédito (el 4 de octubre de 2015) las viviendas dejarán de ser de protección pública y podrán venderse a precio de mercado. Si ahora están tasadas en un total de 4.117.749 euros, a partir del año que viene costarán el triple. Según los cálculos de la Cadena SER, sólo la venta de las 51 viviendas podría reportar a la ONG unos beneficios de más de 13 millones de euros.

Carmen Cafranga Cavestany presentó su dimisión a la presidencia de la Fundación Obra Social y Monte de Piedad de Madrid a principios de octubre tras estallar el escándalo de las tarjetas opacas. La suya registraba un gasto de 175.200 euros.

En el comunicado que remitió al momento de dejar su cargo, aclaraba que lo hacía "con el fin de preservar los intereses de la Fundación" y agregaba que tenía la "firme convicción" de haber actuado "siempre con plena legalidad" y, en todo caso, que "si a la luz de la clarificación jurídica de los hechos hubiere lugar a ello", asumía el "firme compromiso de hacer voluntariamente las reparaciones a las que hubiere lugar".

Más información