Una carretera de vértigo

La Aldea de San Nicolás, en Gran Canaria, pide la construcción de una nueva autovía Una asociación local lleva el registro del número de fallecidos en la vía: 34 desde 1939

Uno de los desprendimientos de roca, el pasado octubre.
Uno de los desprendimientos de roca, el pasado octubre.Foro Roque Aldeano

Acantilados que parecen precipicios y tantas curvas como días tiene el año. Si al paisaje se suman las lluvias y la continua caída de rocas, conducir por la carretera GC-200 —que une La Aldea de San Nicolás con Agaete, en Gran Canaria— es un verdadero desafío. O una temeridad, según la Asociación Foro Roque Aldeano, que asegura que aquello de "conducir" es un eufemismo: allí se serpentea, se esquiva, se arriesga. La organización, que lleva el registro de 34 muertes desde 1939, ha presentado una denuncia en la Fiscalía de Seguridad Vial para que investigue los retrasos en la construcción de una nueva carretera, a cargo del Gobierno de Canarias. Las obras —de casi 100 millones de euros— fueron adjudicadas en 2009, pero, al igual que los coches que circulan por la GC-200, avanzan con lentitud. "Están prácticamente paralizadas por los recortes", se queja la asociación.

Más información
Casi 1.000 personas están en prisión por delitos contra la seguridad vial
La estadística anual empeora y rompe la tendencia desde 2003
Tráfico vincula el repunte de muertos a los coches viejos y al consumo de hachís
Los accidentes de tráfico más graves

La rutina de La Aldea, un municipio de casi 8.500 habitantes, se trastoca cada vez que se corta el tráfico. Sus vecinos deben salir por trabajo, trámites o consultas médicas, pero no solo se ven obligados a cambiar de ruta. Si la vía está cerrada y quieren ir a Agaete, por ejemplo, deben darle la vuelta a la isla. "Un viaje de una hora y veinte de pronto puede durar el doble o más, y esto ocurre entre 10 y 12 veces al año", cuenta Rafael Ramos Quintana, portavoz del Roque Aldeano, una asociación constituida en 2006 para pedir la construcción de la nueva autovía. El último cierre fue el pasado 19 de noviembre.

El desprendimiento de rocas —unos 150 al año, según sus registros— también les obliga a tomar más precauciones a la hora de ponerse frente al volante: tener una dosis extra de concentración, rodar con la velocidad más baja posible y no desviar jamás la mirada del pavimento. "Y si ves un camión, frenas y dejas que pase; si no, nadie avanza", aconseja Ramos, con una mezcla de ironía e indignación.

La Consejería de Obras Públicas admite los retrasos, pero traslada la responsabilidad al Gobierno central por un "recorte unilateral y sin consulta" en los presupuestos. "Es el Estado quien puede y debe arreglar la situación", responde el departamento a este diario. Ya se han invertido unos 60 millones de euros en la carretera, pero faltan otros 40 millones para terminarla. En todo caso, el presupuesto disponible para 2015 está lejos de aquella cantidad. Apenas supera los 10 millones: 5 del Gobierno de Canarias y 5 del Cabildo Insular.

Una concentración, hace dos semanas, por los accidentes mortales.
Una concentración, hace dos semanas, por los accidentes mortales.Foro Roque Aldeano

Antonio Afonso Segura, de 78 años, pasa de los presupuestos y las explicaciones oficiales. Su familia solo quiere que los trabajos terminen "cuanto antes". Una insuficiencia renal le obliga a viajar a Las Palmas tres veces por semana. Es su rutina desde hace 13 meses. Allí le esperan los médicos del Hospital Universitario Doctor Negrín. Su hijo describe uno de los problemas que ha debido afrontar en sus continuos traslados: "Hace 15 días, cuando mi padre iba por la carretera en la ambulancia, solo pudo llegar hasta El Risco. No le dejaron pasar porque había piedras. Tardó 40 minutos en ir y otros 40 en volver a La Aldea. Desde aquí salieron a Las Palmas por el sur: dos horas y 15 minutos más. En total, mi padre estuvo casi cuatro horas en la carretera, sin contar el tiempo de regreso".

Ante la escasez de fondos, el Gobierno de Canarias ha resuelto trabajar por tramos y dejar para más adelante la llegada a La Aldea

La nueva autovía —que atraviesa la montaña con un túnel de más de tres kilómetros— sustituirá a la actual, que discurre bajo una zona escarpada de montaña. La escasez de fondos, admitida por el propio Gobierno de Canarias, ha obligado a trabajar por tramos; primero, entre las zonas de El Risco y el Andén Verde, dejando "para más adelante" —en una fecha aún no establecida— la llegada hasta La Aldea de San Nicolás.

La consejería afirma que el Estado ha incumplido el Convenio de Carreteras, "un auténtico bloqueo a las infraestructuras viarias en Canarias". Se trata de un recorte del 73% del presupuesto en cuatro años, desde 2012 a 2015. Se firmaron convenios por casi 860 millones de euros, pero, según las cifras de Obras Públicas, en la práctica se han asignado 230 millones, casi 630 millones menos. La falta de dinero ha cambiado los planes. Por ejemplo, el proyecto inicial contemplaba la construcción de dos túneles (uno por dirección, con dos carriles cada uno), pero los trabajos se centrarán solo en uno, admite la Consejería de Obras Públicas, "para ponerlo en servicio de manera provisional con tráfico en ambos sentidos".

Antonio tendrá pronto una nueva cita médica. La ambulancia en la que se moviliza tomará, nuevamente, la primera opción: la más peligrosa, pero también la más corta. La carretera con acantilados que parecen precipicios y con tantas curvas como días tiene el año.

Sobre la firma

Alejandra Torres Reyes

Redactora de la Mesa Digital de EL PAÍS. También ha trabajado en la sección de España y en la Edición de América. Antes fue reportera en el diario ‘El Universo’ y en Radio City, en Ecuador. Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS