Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide 41 años de cárcel al jefe de los Tigres de Arkan por asesinato

La banda paramilitar serbia está detrás de la muerte del primer ministro de ese país, Zoran Djinjic

Luka Bojovic, durante el juicio en la Audiencia Nacional. Ampliar foto
Luka Bojovic, durante el juicio en la Audiencia Nacional. EFE

La Audiencia Nacional ha dejado visto para sentencia el juicio sobre uno de los crímenes más truculentos de la historia reciente: el asesinato, descuartizamiento y desaparición del cadáver del ciudadano serbio Milan Jurisic, supuestamente a manos de la banda paramilitar de Los Tigres de Arkan en 2009. La fiscalía ha elevado a definitiva la petición de 41 años de prisión para el presunto líder de la banda, Luka Bojovic, al que acusa de dar muerte a Jurisic con un martillo en el piso que compartían en la calle Lago Salado de Madrid, informa Europa Press. Los secuaces de Bujovic, que también han sido enjuiciados, le ayudaron supuestamente a deshacerse de los restos de la víctima triturándolos y arrojándolos al río Manzanares. La investigación policial indicó incluso que los supuestos autores llegaron a cocinar e ingerir parte del cadáver para hacerlo desaparecer.

La banda de Los Tigres de Arkan se había refugiado en Madrid después de que Serbia los acusara de participar en el asesinato en marzo de 2003 del entonces primer ministro de aquel país, Zoran Djindjic, artífice de la entrega del expresidente Slobodan Milosevic al Tribunal Penal Internacional de La Haya. En el piso habitaban Bujovic y los también miembros del grupo paramilitar balcánico Vladimir Milisavljevic, Vladimir Mijanovic, Sinisa Petric y Sretko Kalinic así como la víctima.

Según la fiscalía, Bujovic no soportaba el “carácter provocador” de Jurisic. De modo que en una fecha no determinada de principios de marzo de 2009, decidió darle muerte. Tras un incidente de la víctima con Milisavljievic, el líder del grupo cogió un martillo propiedad de la víctima y le asestó cuatro o cinco golpes en la nuca, que causaron sun fallecimiento en el acto.

De acuerdo con el escrito, Sretko Kalinic, actualmente encarcelado en Serbia y que no ha sido juzgado en España porque su país no extradita a sus nacionales, envolvió el cadáver en una manta y lo trasladó a la cocina. Allí, con la ayuda de Bujovic y Milisavljievic, lo descuartizaron y lo metieron en el frigorífico, envuelto en papel y bolsas.

Al día siguiente, los procesados trituraron el cuerpo, aunque la máquina eléctrica que usaron para esta operación se rompió al tropezar la cuchilla con una bala que la víctima tenía alojada en su cuerpo. Además, los supuestos asesinos serraron los huesos y fracturaron la cabeza de Jurisic.

El encargado de deshacerse de los restos fue Kalinic. Este paramilitar, apodado La Bestia, se trasladó en bicicleta al río Manzanares y, a la altura del puente de la Reina Victoria –situado a unos nueve kilómetros del piso franco- arrojó los restos al cauce. Kalinic, condenado a más de 100 años de cárcel en Serbia, fue el que confesó en su país los hechos, lo que condujo a la detención de sus compañeros de comando.

Antes de abandonar la casa, a finales de abril de 2010, Milisavlevic llevó a cabo una reforma total. Cambió el suelo, pintó y cambió todo el mobiliario y sustituyó la nevera y el inodoro del baño. Los acusados fueron detenidos en febrero de 2012 tras ser delatados por otro de los miembros del clan. Durante el registro de varias de las viviendas que ocupaban se localizaron una decena de armas, entre ellas un 'llavero pistola', abundante munición, silenciadores y 517.760 euros.

La Fiscalía solicita, en concreto 41 años de cárcel para Bojovic, 21 para Milisavljevic, 17 para Petric y 5 para Mijanovic por la comisión de delitos de participación en organización criminal, asesinato, encubrimiento, depósito de armas de guerra y falsedad documental.

El juicio empezó el pasado 7 de octubre. En su turno de última palabra, Bojovic ha insistido en proclamar su inocencia y ha calificado las acusaciones de “cosas absurdas”. Los otros tres procesados han reiterado que no participaron en los hechos y han confiado en que el tribunal presidido por Guillermo Ruiz Polanco tomará una decisión “justa y correcta”.

Los abogados defensores de los acusados han solicitado su libre absolución por falta de pruebas. La letrada de Bojovic ha expuesto durante su informe sus dudas sobre la versión ofrecida por 'La Bestia' y ha asegurado que resulta "imposible" que los acusados eliminaran el cadáver de acuerdo con la descripción que ofreció.

"¿Cómo se van a tirar más de 60 o 70 kilos de carne, piel y vísceras humanas por el inodoro sin que se atasque?", se han preguntado. También ha cuestionado que los acusados guardaran partes de cadáver en la nevera dado que la víctima era un hombre "de gran envergadura" por lo que su tronco y extremidades "no caben en un frigorífico".

Más información