Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

350 inmigrantes intentan un nuevo salto a la valla de Melilla

A lo largo del año, unos 2.000 inmigrantes han entrado en la ciudad autónoma

Los tres inmigrantes de origen subsahariano.
Los tres inmigrantes de origen subsahariano.

Al menos tres inmigrantes de origen subsahariano han logrado entrar en Melilla saltando la valla que separa a esta de Marruecos, aunque han sido 350 emigrantes de origen subsahariano los que lo han intentado, según la Delegación del Gobierno. Estos se han dirigido hasta el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que alberga a unas 1.300 personas, lo que supone más del triple de su capacidad.

El primer salto se sucedió sobre las 07.30 por la zona del Cerro de La Palma Santa, donde un grupo de 150 inmigrantes, que en su mayoría fue interceptado por las fuerzas de seguridad marroquíes, fue detectado cuando intentaba aproximarse al vallado. Unas 50 personas del mismo grupo lograron llegar a la valla fronteriza, pero son rechazados casi en su totalidad por el dispositivo de la Guardia Civil. Simultáneamente, por la zona de Villa Pilar, otro grupo de al menos 200 inmigrantes intentó aproximarse a la valla, pero ninguno logra acercarse a ella al ser interceptados por las fuerzas marroquíes. En la intervención no se han registrado heridos.

Tanto en el territorio español como en el marroquí se ha establecido un fuerte despliegue de seguridad, mientras que la carretera de circunvalación de Melilla, que discurre paralela al perímetro fronterizo, permanece cortada en algún tramo por motivos de seguridad.

Las autoridades han avistado últimamente a varios grupos de inmigrantes tratando de acercarse a la valla, un objetivo que finalmente no han conseguido gracias a la intervención de Marruecos y, curiosamente, todos los miércoles del mes se han producido intentos de entrada masiva. El último salto se produjo el pasado 22 de octubre cuando una veintena de inmigrantes consiguió entrar en la comunidad autónoma y varias decenas permanecieron más de 12 horas encaramados en la alambrada. Durante toda la noche, el helicóptero de la Guardia Civil encargado a la vigilancia fronteriza ha estado sobrevolando el perímetro para detectar posibles acercamientos, según las autoridades.

La presión migratoria sobre Melilla es extrema desde hace meses, si bien ha sufrido un repunte a lo largo del mes de octubre, tras un mes de septiembre relativamente tranquilo, con una única tentativa registrada. Con la instalación de la denominada malla antitrepa, la presión migratoria sobre Melilla sigue siendo extrema, si bien el número de los inmigrantes que consiguen entrar a la ciudad se ha reducido.

Con el salto de hoy son más de 60 los que se han sucedido en la valla de Melilla en lo que va de año, con una media de seis al mes— las dos mayores se produjeron el 18 de marzo y el 28 de mayo, días en los que accedieron a la ciudad autónoma unas 500 personas en cada uno de los dos saltos—. En ellos han participado un total de 14.000 ciudadanos de origen subsahariano, de los que unos 2.000 han logrado vulnerar la frontera sur de Europa y acceder a territorio español, el doble que 2013 cuando fueron 1.074 personas, según datos de la Delegación del Gobierno.

Las autoridades afirman que solo el 50 % de estas entradas han sido por la valla y las demás han sido en patera o en dobles fondos. El resto de estas las completan fundamentalmente inmigrantes de origen sirio que, a diferencia de los subsaharianos, suelen emplear los puestos fronterizos para acceder a la ciudad, en su mayoría utilizando documentación falsa.