Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos confía todo el poder a la estrategia política de Pablo Iglesias

Las bases eligen el modelo de partido y dan a los fundadores el 80% de los apoyos

La abstención ronda el 40% y la propuesta organizativa de Echenique logra el 12%

ATLAS

Podemos ha definido sus principios y su estrategia electoral. Las bases de la formación han confiado todo el poder al proyecto político de Pablo Iglesias y su equipo, en una semana de votación por Internet que culminó la madrugada de este lunes y que estuvo marcada por los malentendidos generados por un cambio de última hora en el sistema de elección online de los documentos internos.

El modelo del grupo de los fundadores —formado por Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre— se impuso con el 80% de los apoyos frente a la propuesta del eurodiputado Pablo Echenique, respaldada por el 12% de quienes votaron. Ejercieron ese derecho 112.000 simpatizantes,de los cerca de 200.000 inscritos. Los organizadores atribuyen esa alta abstención, que supera el 40%, a la “complejidad del proceso”.

Carolina Bescansa mantuvo que la participación fue elevada, aunque admitió que “es muy probable que haya muchas personas a las que no se ha conseguido llegar”. “En términos absolutos creo que es una tasa de participación espectacular, sin parangón, que no tiene precedentes”, dijo, antes de confiar en que el equipo constituyente haga un “esfuerzo” de comunicación con vistas a las próximas votaciones. Como en el caso de las que terminaron ayer, serán telemáticas.

Los resultados, anunciados en rueda de prensa por el equipo constituyente del partido, tienen de entrada dos consecuencias de fondo. En primer lugar, Podemos será una fuerza política con estructura centralizada, secretario general y cúpula para garantizar unidad interna, aunque promete consultar todas las decisiones estratégicas a las bases. En segundo lugar, la formación descarta concurrir con sus siglas a las elecciones municipales de 2015 por temor al descontrol organizativo y para no quemar la marca. Centrará los esfuerzos en las autonómicas y, sobre todo, en las próximas generales.

El modesto apoyo a la iniciativa de Echenique, principal alternativa al proyecto de Iglesias, se atribuye internamente a que el equipo del eurodiputado presentó una única propuesta de carácter organizativo —que reclamaba una dirección colegiada con tres portavoces y más poder para los círculos, las agrupaciones en las que se integran los simpatizantes—, pero sin acompañarla de una propuesta política y ética. El equipo de Iglesias sí presentó las tres propuestas, que además hubo que votar de forma conjunta.

En cualquier caso, Echenique considera que “este proceso ha demostrado la pluralidad de puntos de vista existentes en Podemos”. “Y esto es algo que, independientemente del resultado, hay que fomentar y proteger”, dijo. “El resultado está claro”, prosiguió Echenique en declaraciones a EL PAÍS. “La gran mayoría de la gente, debido en parte a las urgencias del actual ciclo electoral y a la confianza —lógica y bien ganada— en el criterio del equipo que la firma, ha apoyado la propuesta Claro que Podemos [la de Iglesias]”.

Ahora se abre la fase de las elecciones primarias y, tras haber fijado el proyecto político de Podemos, las bases se pronunciarán sobre los nombres: los dirigentes encargados de llevar las riendas del partido. Desde hoy y hasta el 5 de noviembre, los equipos podrán presentar candidaturas a los órganos: la secretaría general, el consejo ciudadano y la Comisión de Derechos y Garantías. El 8 de noviembre se celebrará un debate entre candidatos y a continuación, entre el 10 y el 14 de noviembre, los simpatizantes podrán votar a la futura cúpula a través del sistema de listas abiertas, que permite elegir candidatos de diferentes equipos. Una vez finalizada la asamblea ciudadana o congreso abierto que se inició a mediados de septiembre, el proceso de elección de órganos pasará a las comunidades y municipios.

Bescansa aseguró que aún no sabe si Pablo Iglesias presentará su candidatura a la secretaría general, pero le animará a hacerlo, y prácticamente todos en la formación —de los promotores a los sectores críticos— dan por hecho que será el futuro líder.

El equipo de Echenique, formado también por las eurodiputadas Teresa Rodríguez y Lola Sánchez, felicitó a los ganadores, pero ya mira al futuro, dejando entrever su intención de concurrir a las elecciones de cargos a pesar de que Iglesias instó hace una semana a quienes perdieran “a echarse a un lado”. “De la nueva fase que se abre saldrán las personas que conformen los órganos de Podemos. Nos parece fundamental que estos órganos sean fielmente representativos de la pluralidad y las distintas sensibilidades existentes”, mantiene el equipo de Echenique en un comunicado.

Lola Sánchez, por ejemplo, afirma que se presentaría “si la gente lo pidiera”. En cualquier caso, destaca el compromiso con el proyecto político ganador, que ahora incluso desde la corriente crítica consideran común. “Está claro que defendía otra forma de organización, pero ahora toca arremangarnos todos”, razona.

La semana pasada este grupo, llamado Sumando Podemos, pidió una rectificación del sistema de voto, que obligaba a apoyar en bloque la propuesta de los fundadores, y advirtió a Iglesias del clima de malestar generado entre las bases. Fue entonces cuando el equipo técnico se disculpó, aunque sin rectificar el método.