Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos tendrá un secretario general para “asegurar coherencia y unidad”

El equipo de Pablo Iglesias defiende su idea de partido ante la asamblea abierta de la formación

Las ponencias confían a las bases la aprobación de pactos y alianzas

Podemos, que comenzó la semana pasada su proceso de constitución como fuerza política organizada, tendrá una estructura que pivotará en torno a la figura del secretario general. Este cargo será elegido por sufragio universal directo por los miembros de la asamblea ciudadana, es decir, todos los simpatizantes de la formación, y permanecerá en el cargo durante tres años. Ejercerá “la representación política e institucional del partido” para “asegurar la coherencia estratégica y la unidad organizativa interna”. Presidirá el consejo ciudadano (80 miembros, con representación territorial) y el consejo de coordinación, una especie de ejecutivas mayor y menor.

La organización de Podemos, según la propuesta de ponencia de organización elaborada por el actual núcleo duro del partido -el equipo técnico integrado por Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre- hará equilibrios, en definitiva, entre órganos de dirección y la asamblea ciudadana o las bases, a las que confía decisiones estratégicas como la aprobación del programa electoral y los pactos. Alegre rechaza la comparación con las fuerzas políticas tradicionales. “Todo lo decide la gente, es verdad que inevitablemente tiene que haber órganos de dirección, pero vinculados a la gente. Es falsa la contraposición entre democracia y eficacia. Vamos a ser la organización más democrática y más eficaz”, enfatizó la semana pasada.

“Apostamos por un modelo organizativo que garantice la participación directa de las personas en la toma de de­cisiones, y en el que el voto y la opinión de todas las personas tenga el mismo valor: una persona, un voto”, se lee en los documentos. “Defendemos en consecuencia que la elaboración de programas electorales, la confección de candidaturas para órganos de representación institucional y la elección de responsabilidades internas se haga siempre de mane­ra abierta y ciudadana”, prosigue el resumen ejecutivo. Las decisiones sobre las futuras alianzas, especialmente relevantes ante los próximos comicios municipales y autonómicos, estarán en manos de los simpatizantes. Podrán, según esta propuesta de organización, “aprobar o rechazar cualquier tipo de pacto o alianza pre o post electoral para las instituciones de representación de carácter estatal y en espacios territoriales menores cuando pudieran afectar a la estrategia general de Podemos”.

La formación de Iglesias, que logró 1,2 millones de votos en las elecciones europeas del 25 de mayo y cinco eurodiputados, fija a los cerca de 900 círculos territoriales y sectoriales, algunos de ellos enfrentados a la actual dirección, como “la columna vertebral” del partido. Así las cosas, la ponencia sitúa “como eje central de sus competencias la relación activa con los órganos de coordinación de Podemos, de forma que los círculos pueden proponer y definir los debates de estos órganos, y de manera bidireccional, los órganos de coordinación deben consultar de forma preceptiva a los círculos en materia de su competencia”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información