La Guardia Civil destruye un arsenal de bombas de la guerra civil en Teruel

Un vecino de Teruel guardaba en una finca decenas de granadas de mano y de mortero y armamento ligero que ha sido destruido

Parte de la munición incautada por la Guardia Civil en Villastar (Teruel)
Parte de la munición incautada por la Guardia Civil en Villastar (Teruel)

El aviso lo dio el propietario del arsenal el pasado miércoles en la comandancia de la Guardia Civil de Teruel. Contó a los agentes que guardaba en una finca rústica de la cercana localidad de Villastar gran cantidad de munición de la guerra civil. Lo que se encontró el Equipo de Búsqueda y Localización de Explosivos de la Comandancia de la Guardia Civil sobre el terreno fue "uno de los mayores arsenales" localizados hasta el momento en España. En total, 125 proyectiles con carga, incluidas 32 granadas de mano, 13 de mortero y 20 espoletas. La propiedad se mantuvo custodiada hasta ayer por un fuerte dispositivo de seguridad y los agentes certificaron la peligrosidad del armamento que en muchos casos mantenía la carga explosiva intacta.

A primera hora de la tarde de ayer, el arsenal fue trasladado a una cantera de habilitada en las afueras de Teruel, donde efectivos del Grupo de especialistas en Desactivación de Explosivos (GEDEX) de Zaragoza destruyeron la munición. Las detonaciones se hicieron notar a varios kilómetros de distancia y en la propia capital provincial.

En lo que va de año y solo en Teruel, la Guardia Civil ha atendido más de un centenar de incidencias relacionadas con explosivos y neutralizado 212 artefactos utilizados por ambos bandos en la guerra civil: desde bombas de aviación a proyectiles de artillería. También se han destruido 199 detanadores y 50 kilos de sustancias explosivas. El instituto armado alerta del peligro que supone manipular este armamento y recomienda dirigirse a las fuerzas de seguridad cuando se tenga noticias de la existencia de explosivos. La instrucción de la Guardia Civil desaconseja transportar la munición y pide mantener la calma en caso de un hallazgo de este tipo, dado que "los artefactos no suelen explosionar espontáneamente si no se manipulan o se ponen en contacto con el fuego".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS