Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y PSOE sacan la ley electoral de la negociación sobre regeneración

La elección de alcaldes se lleva a una mesa de partidos pero el PSOE se niega a debatirlo hasta después de las municipales

Antonio Hernando (i), nuevo portavoz del PSOE en el Congreso, junto a Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso.
Antonio Hernando (i), nuevo portavoz del PSOE en el Congreso, junto a Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso.

Tras casi tres horas de reunión en La Moncloa, el Gobierno y el PSOE han llegado a un principio de acuerdo para empezar a negociar las medidas de regeneración democrática y tenerlas listas antes de que acabe este periodo de sesiones, el 31 de diciembre. Pero ese acuerdo incluye apartar de la negociación el punto más polémico, que bloqueaba todo: la reforma de la ley electoral para cambiar la forma de elegir a los alcaldes. El PSOE mantiene su negativa y reclamó en la reunión que se excluyera este asunto de la negociación. Ante esta negativa, el PP aceptó sacarla de la ronda de contactos para impulsar su propuesta de  medidas de regeneración democrática, entre las que incluía inicialmente esta iniciativa.

Serán los partidos, en otro foro, los que discutan esta propuesta que cada vez queda más en el aire. El PP no renuncia aún a esa reforma y no aclara si está dispuesto a aprobarla en solitario, pero al sacarla de la negociación parlamentaria y llevarla a una mesa de partidos intenta que no bloquee el resto de la negociación. "Nosotros la mantenemos, pero como hay un rechazo claro y no queremos que bloquee los demás asuntos, la llevamos a una mesa de partidos que intentará desbloquear la situación". Esa  mesa se podrá reunir de inmediato pero en la misma el PSOE anunciará que no discutirá un cambio de la elección de alcaldes, así como otros aspectos de la ley electoral, hasta después de las elecciones municipales del próximo mes de mayo. "Hablaremos a partir del 1 de junio", señalan fuentes socialistas.Los socialistas insisten en que no aceptan cambiar la ley electoral a nueve meses de esos comicios. El Gobierno pide por el momento diálogo, que se escuchen las propuestas de todos, incluido el PP, y que se intente un acuerdo; pero no aclara si está dispuesto a cambiar finalmente el sistema electoral en solitario, sin el apoyo de la oposición.

La reunión se ha celebrado en La Moncloa, en el curso de un almuerzo, y el anfitrión ha sido el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso y  el secretario general del Grupo Parlamentario, José Antonio Bermúdez de Castro. Al otro lado de la mesa estaba el  nuevo portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando y el diputado socialista José Enrique Serrano,  presente siempre en todas las negociaciones sobre asuntos de Estado. . La cita, la primera de este tipo después de la elección de la nueva cúpula socialista, ha sido muy positiva, según Alonso, porque ha servido para mostrar la "voluntad de acuerdo" que tienen los dos principales grupos de la cámara sobre un asunto clave, las medidas de regeneración democrática. Algunas ya están en tramitación hace más de un año y han sido prometidas una y otra vez por el Gobierno pero siguen sin ver la luz, y ahora hay un compromiso para rematarlas antes de final de año. Otras, como la reducción de aforados, son iniciativas nuevas que se tramitarán ahora. En cualquier caso Alonso asegura que no hay ninguna intención de reformar la Constitución para eliminar el aforamiento de diputados y senadores, como planteó el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Una vez concluida la primera reunión clave con el PSOE, Ayllón, Alonso y Bermúdez de Castro, se citarán a partir de la próxima semana con el resto de grupos parlamentarios de la Cámara. El calendario para cualquier reforma lo había marcado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en unos dos meses, antes de que los partidos se centren en la precampaña electoral. Ahora se ha alargado hasta diciembre, pero con el objetivo de tenerlo resuelto antes de que empiece el año electoral.

Para empezar a trabajar en medidas de regeneración democrática ya están a la espera desde hace varios meses dos proyectos aprobados por el Gobierno: El  estatuto del alto cargo y la ley de control económico y financiero de los partidos políticos. Los partidos ya lanzaron entonces ideas y apuesta por retomar ese "clima de diálogo" y la "voluntad de acuerdo". Los socialistas han anunciado a sus interlocutores que en los próximos días les harán llegar las propuestas de regeneración que ha anunciado el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Los demás grupos también harán sus propuestas porque toda la oposición ha intentado abrir esta vía de medidas contra la corrupción y máximo control de la actividad política e institucional desde el comienzo de la actual legislatura camino que cumplirá tres años en diciembre.