Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mafias se dejan ver de nuevo en la Costa del Sol

Cuatro personas han muerto tiroteadas en el último año en el litoral malagueño

Bar de la zona de Elviria, en Marbella donde se produjo el tiroteo del sábado.
Bar de la zona de Elviria, en Marbella donde se produjo el tiroteo del sábado. efe

Todos los expertos coinciden en que la Costa del Sol es el refugio ideal para los delincuentes vinculados al crimen organizado. El extranjero pasa desapercibido en una zona cosmopolita, con personas de decenas de nacionalidades y salpicada de urbanizaciones que conceden la intimidad necesaria para no llamar la atención. Todo transcurre con relativo silencio hasta que un asesinato por un ajuste de cuentas, normalmente vinculado a luchas entre bandas por temas de narcotráfico, recuerda la existencia de estos grupos y abre, posiblemente, el siguiente capítulo que acabará en venganza.

Cuatro personas (todos varones) han muerto en el último año en la franja litoral malagueña, en el área de Marbella, y se han registrado otros episodios que han quedado en meros avisos, con heridas de arma de fuego en brazos y piernas. Las dos últimas víctimas mortales han caído en un intervalo de solo nueve días.

La madrugada del 28 de agosto, un hombre murió tiroteado en la terraza de un bar de una zona comercial de Benahavís que se encuentra en una urbanización de lujo. Fue sorprendido por dos individuos cuando abandonaba el local y recibió varios disparos. No llevaba documentación encima, pero trascendió que era de origen magrebí. Esta investigación está en manos de la Guardia Civil. La víctima del pasado sábado era un irlandés de 44 años, explican fuentes policiales, y recibió varios disparos en un pub de un área comercial de Elviria, en el este de Marbella, la misma zona donde este fin de semana se ha celebrado la XIX edición del Foro España-Estados Unidos con la presencia de altas personalidades de ambos países. Este individuo fue atacado poco antes de las cinco de la tarde por dos encapuchados que huyeron a pie, según publicó ayer el diario Sur. La Policía Nacional se ocupa de estas pesquisas.

El último goteo de crímenes comenzó en agosto pasado, cuando un hombre falleció por varios impactos de bala en el interior de un vehículo, en la Milla de Oro de Marbella, en presencia de su mujer y dos hijos. La víctima era de origen magrebí y tenía pasaporte europeo. Seis meses después, en febrero de este año, se registró un asesinato muy parecidas. Un individuo francoargelino, al parecer conocido por varios alias, fue tiroteado en su coche en una urbanización marbellí cuando se dirigía al colegio con sus tres hijos. Los niños resultaron ilesos.

Una veintena de países tenían abiertas en 2013 investigaciones por posibles delitos que conducían hasta Málaga, provincia solo superada en solicitudes de colaboración de autoridades extranjeras por Madrid y Barcelona. La fiscalía recibió 164 peticiones de ayuda para perseguir a personas, bienes inmuebles o cuentas bancarias, una cifra que ha aumentado en los últimos años. Los principales delitos que se rastrean son blanqueo de capitales, tráfico de drogas y fraudes. Es más fácil para el delincuente pasar inadvertido en la Costa del Sol. Los expertos suman a las condiciones favorables la existencia de un aeropuerto internacional, la fácil salida por mar y la cercanía de Gibraltar.