Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kazajistán pidió al juez Guevara que forzara la entrega de un opositor

Un informe oficial confirma que el magistrado quiso modificar la fecha

Alfonso Guevara, magistrado de la Audiencia Nacional. Ampliar foto
Alfonso Guevara, magistrado de la Audiencia Nacional. efe

Bakyt Diussenbayev, el embajador de la República de Kazajistán en España, fue la persona que solicitó al juez Alfonso Guevara que forzara la entrega del opositor kazajo Alexander Pavlov acordada por el Gobierno tras un largo proceso de extradición, según el relato de los hechos que envió Concepción Espejel, presidenta de la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que abrió una investigación. Guevara intentó sin éxito modificar la fecha que ya había establecido para la entrega Ángel Hurtado, el juez responsable del caso.

Sin ser competente, el pasado 19 de febrero Alfonso Guevara, presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, intentó forzar la entrega de Pavlov horas antes de que la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional dictara un auto por el que se acordó paralizar su entrega y salida de territorio nacional. Si Guevara hubiera conseguido su objetivo los jueces se habrían encontrado con la paradoja de que el reo volaba esa misma tarde rumbo a Astaná, la capital kazaja. Meses después, el pasado julio, la Audiencia Nacional acordó la puesta en libertad bajo fianza de Pavlov. El Gobierno de Kazajistán ha sido denunciado por ONG por violar los derechos humanos en las cárceles. España es el único país de la UE que tiene convenio de extradición con esta república postsoviética donde importantes empresas españolas tienen negocios. El año pasado el presidente Mariano Rajoy visitó Astaná acompañado de una amplia delegación de empresarios.

El informe de Espejel al CGPJ, al que ha tenido acceso EL PAÍS, asegura que Ángel Hurtado, el magistrado ponente del caso, dio instrucciones a una funcionaria para que la entrega de Pavlov tuviera lugar el 20 de febrero pasado ya que el día 19 ni la presidenta de la Sección, ni el resto de los magistrados, ni la secretaria judicial estarían presentes ya que se encontraban en un juicio en San Fernando de Henares. El único que estaba ese día en la Sección Segunda era el propio Hurtado.

"Quería evitar los perjuicios de hacer esperar al avión", se excusó el juez

“Fue a partir de las 14,25 horas, cuando el ponente ya había abandonado la sede la Audiencia cuando se suceden los acontecimientos, a raíz de una llamada telefónica que recibió el mismo (Hurtado) de la funcionaria, quien le comunicó que el señor Guevara se había presentado en la Sección y le había dicho que tenía que que cambiar la fecha para que el reclamado, Alexander Pavlov, saliese con destino a Kazajistán ese mismo día 19, porque había hablado con el Sr. Embajador de este país y había un avión esperándole para el traslado”, dice el informe.

Y continúa así: “la funcionaria se puso en contacto teléfonico con el ponente (Hurtado) diciéndole él mismo que no cambiase la fecha y mantuviese la del día 20. Minutos más tarde el Sr. Guevara llamó por teléfono al Sr. Hurtado y en el curso de la conversación este último le dijo que, si tenía que acordarse algo en la Sección, debería hacerlo la Sección”. Guevara es presidente de la Sección Tercera no competente en este caso.

El relato de Espejel al instructor de la Acción Disciplinaria abierta por el CGPJ cuando este periódico reveló los hechos, añade que el juez ponente del caso “insistió” a la funcionaria en su orden de no cambiar la fecha de entrega de Pavlov cuando esta le comunicó más tarde que había recibido una llamada de la Sala de lo Contencioso—donde se estudiaba la petición de asilo del opositor— en la que informaban que María Costa, la abogada del kazajo, había solicitado la adopción de medidas cautelarísimas. Sobre las 15,20 horas el juez Cudero, de la Sala de lo Contencioso, habló con Hurtado y le comunicó la petición de esas medidas extraordinarias que obligaban a paralizar la entrega.

La funcionaria: " Don Alfonso dijo que había que cambiar la fecha"

El informe recoge, también, la versión de la funcionaria a la que abordó el juez Guevara, similar a la aportada por Hurtado. “Don Alfonso manifestó que había hablado con el embajador de Kazajistán y que había un avión esperando, por lo que debía cambiarse la fecha para que saliese ese mismo día 19 y que iba a buscar a la secretaria de su Sección para que lo firmase”. La funcionaria avisó al juez Hurtado quién a su vez informó por teléfono a Espejel, presidenta de la Sección que en ese instante regresaba de San Fernando de Henares con los magistrados Julio de Diego y Clara Bayarri.

Espejel relata la explicación que le dió Guevara al día siguiente. “Cuando llegué a mi despacho el día 20 de febrero, recibí a primera hora la llamada teléfonica del presidente de la Sección Tercera (Guevara) en la que me indicó que no había podido llamarme el día anterior por no disponer de mi número de móvil y que quería informarme de que el motivo de su actuación fue exclusivamente que había recibido llamada del embajador de Kazajistán comunicándole que el avión enviado para efectuar el traslado del extraditado llegaba el propio día 19 por lo que se personó en nuestra Sección para evitar los perjuicios de que aquel permaneciera a la espera de la entrega hasta el día 20”.

La presidenta de la Sección Segunda deduce que de los testimonios recabados se concluye que cuando Guevara intentó modificar la fecha de entrega del kazajo “aun no había constancia de la presentación de las medidas cautelarísimas planteadas ante la Sala de lo Contencioso”.

María Costa, la abogada de Pavlov, recuerda que informó a la misma funcionaria con la que habló el juez Guevara de que iba a presentar esa misma mañana le petición de medidas cautelarísimas. “Acudí sobre las 13.00 horas, mucho antes de que apareciera Guevara. La Sección estaba perfectamente informada de que iba a pedir la paralización”, asegura. El CGPJ archivó la información abierta al juez.

 investigación@elpais.es

Un caso plagado de sospechas

J.M.I.

La extradición de Alexander Pavlov, de 37 años, escolta de Muktar Ablyazov— oligarca y principal opositor del dictador kazajo Nursultán Nazarbáyev—, ha estado plagada de incidentes e interferencias de diplomáticos kazajos ante los jueces que debían decidir su futuro. Algunos no han sido aclarados.

1) Pese a que el Ministerio de Justicia firmó el oficio del acuerdo de extradición el 17 de febrero pasado y lo envió a Instituciones Penitenciarias para que se comunicara al preso, este documento no llegó al recluso, según afirma su abogada María Costa. La ley obliga a comunicar al preso que se ha acordado su extradición.

2) Un iPhone 4 propiedad de Pavlov desapareció después de que lo entregara junto a otras pertenencias a los policías que prestan la seguridad de los calabozos de la Audiencia Nacional. Fuentes policiales aseguran que todos los efectos de Pavlov, incluido su teléfono, llegaron con él desde los juzgados a la prisión de Soto del Real en el furgón donde fue trasladado. Semanas después Ablyazov fue localizado en Francia donde permanecía escondido.

3)  Diplomáticos kazajos intentaron un acercamiento a jueces que iban a decidir sobre la entrega de Pavlov. Los afectados, que recibieron llamadas, lo califican de “inadmisible”. La embajada niega cualquier contacto,

4) Tras el incidente del avión, el juez Guevara siguió interesándose por el caso mediante llamadas teléfonicas a la Sala de lo Contencioso y a la Abogacía del Estado.