Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada en Marruecos una ‘oficina de enganche’ de yihadistas

Entre los nueve detenidos hay algunos a los que la policía española había detectado en Ceuta

Los servicios antiterroristas marroquíes, en colaboración con la Comisaría General de Información de la policía española, han detenido este jueves en las ciudades marroquíes de Tetuán, Fez y Castillejos a nueve yihadistas, miembros de la milicia Estado Islámico (EI), que constituían una especie de "oficina de enganche" dedicada a captar a futuros combatientes en las zonas de conflicto de Siria e Irak. Algunos de los reclutadores frecuentaban la ciudad autónoma de Ceuta para realizar su labor de proselitismo o en busca de apoyo financiero para sus actividades, según fuentes de la investigación.

El Ministerio del Interior español, que vincula a los arrestados con la organización terrorista Estado Islámico, en la órbita de Al Qaeda, asegura que las investigaciones han confirmado que los yihadistas reclutados por la red desmantelada habían recibido instrucción en el manejo de armas, montaje y colocación de artefactos explosivos y robo de automóviles, con el fin de participar en atentados terroristas suicidas o en combates en zonas de conflicto.

Algunos de los activistas participaron en actos atroces de violencia contra soldados de los Ejércitos sirio e iraquí, según Interior, tales como decapitaciones, cuyas imágenes grabadas fueron colgadas en Internet y difundidas a través de redes sociales. La policía está investigando si los detenidos están relacionados con Mohamed Hamduch, Kokito, de 28 años, vecino de Castillejos, una localidad marroquí próxima a la frontera ceutí de El Tarajal, y casado con una ceutí. La policía sospecha que este individuo es el que posa en algunas fotos colgadas en internet en las que aparece arrodillado junto a cinco cabezas humanas.

Las pesquisas han permitido conocer que entre los planes de la estructura desmantelada figuraba la planificación de actos terroristas en Marruecos, aunque hoy mismo han empezado a ser analizados los documentos y ordenadores decomisados a la red para tratar de determinar si ya tenían elegido algún objetivo concreto.

La operación sigue abierta y los agentes de ambos cuerpos se encuentran practicando registros en las tres ciudades marroquíes. Fuentes de Interior resaltan que esta operación policial refleja el "excelente" grado de cooperación antiterrorista que existe entre España y Marruecos.