Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo obliga a readmitir a un informático en el Tribunal de Cuentas

La institución debía reasignarle un puesto en la entidad y lo mandó al Ministerio de Hacienda

Las costas del proceso ascienden a 3.000 euros que habrá de pagar el órgano público

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia por la que obliga a la readmisión de un trabajador del departamento de informática del Tribunal de Cuentas. El empleado, que ocupaba un puesto de libre designación como jefe del servicio central de informática del órgano fiscalizador de cuentas de instituciones y partidos desde 1992, cesó de su cargo en octubre de 2012.

El servicio de informática fue el destino de varias de las últimas plazas convocadas por el órgano fiscalizador, en marzo de 2011. La mayoría de los aprobados acabaron recayendo en el servicio de informática y, entre ellos, estaban siete secretarias de altos cargos que obtuvieron una plaza fija, tal como publicó EL PAÍS el lunes.

El Tribunal de Cuentas reasignó,en 2012, al funcionario a un puesto en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas pese a la opinión contraria de cuatro consejeros que, ante el recurso del trabajador, presentaron votos particulares al entender que debía ser reasignado a un puesto del mismo tribunal. El órgano fiscalizador rechazó que hubiera tratado al recurrente de forma desigual respecto a otros funcionarios cesados de puestos de libre designación.

Ahora, la sala de lo contencioso administrativo del Supremo ha estimado el recurso del trabajador y, además, impone al Tribunal de Cuentas las costas del recurso, que ascienden a 3.000 euros. 

No fueron las plazas del departamento de informática las únicas polémicas ya que más de un centenar de empleados del Tribunal de Cuentas tienen lazos familiares entre ellos y/o con altos cargos del tribunal, y con los dos últimos presidentes del Comité de Empresa, de UGT.

Tras estas muestras de nepotismo, el presidente del organismo, Ramón Álvarez de Miranda, anunció el martes en el Congreso una batería de medidas para aumentar “la transparencia” y mejorar los “procesos de selección” para los futuros aspirantes a la plantilla de esta institución.