Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un reconocimiento inédito de la bancada rival

Rubalcaba ha recibido todo tipo de aplausos de los propios, pero sobre todo de los ajenos

Nadie como el propio Rubalcaba, uno de los políticos con más facilidad para ofrecer titulares en los medios, lo resumió mejor: “Los españoles enterramos muy bien”. Desde que las elecciones europeas sentenciaron su carrera política y él empezó a dejar el poder, hasta que ayer anunció el final de su carrera política, Rubalcaba ha recibido todo tipo de aplausos de los propios, pero sobre todo de los ajenos, en especial los del PP. Unos diputados populares que dijeron de todo de él, incluso que había colaborado con ETA en el caso Faisán, se pusieron en pie para aplaudirle como toda la Cámara, una imagen casi inédita en el Congreso. Y, después del aplauso, enseguida empezaron en los pasillos a trasladar su apoyo a la larga trayectoria del todavía secretario general del PSOE.

En los últimos meses, casi desde que empezó a estar claro que el futuro del PSOE no pasaría por él, el PP se ha lanzado a una clara reivindicación de Rubalcaba como “hombre de Estado”. Rajoy habla siempre de él con gran respeto y ayer el portavoz del PP, Alfonso Alonso, dijo que los diputados populares han “aprendido mucho de él”. “Sigue siendo un hombre necesario para España”, remató. Rubalcaba ya recibió los aplausos de los populares en su última gran intervención, en el debate sobre la ley de abdicación.

Jesús Posada, presidente del Congreso, del PP, dijo que será recordado “como una gran figura del parlamentarismo del siglo XXI”. La idea que traslada el PP es que el PSOE con Rubalcaba es moderado y sin él puede irse a la izquierda. Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, le agradeció que “intentara mantener al PSOE dentro de los cauces de la socialdemocracia europea”.

Uno de los principales candidatos a sucederle, Eduardo Madina, dijo que comprende bien el paso atrás del líder y le deseó mucha suerte. El otro, Pedro Sánchez, aseguró que Rubalcaba ha hecho “mucho bien a España”. “Una retirada a tiempo es una victoria”, se limitó a decir Cayo Lara, líder de IU.