Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 200.000 militantes del PSOE votarán a su secretario general el 13 de julio

Los aspirantes deberán reunir como mínimo 10.000 avales para competir por el liderazgo

Alfredo Pérez Rubalcaba, en su declaración institucional de esta mañana.
Alfredo Pérez Rubalcaba, en su declaración institucional de esta mañana.

El aviso de que o todos o nada le ha salido bien al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. El pasado miércoles aseguró que no propondría a la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE una propuesta contraria a los Estatutos, como la de que votaran todos los militantes para elegir al nuevo secretario general, si no tenía “la unanimidad” de los secretarios territoriales y de la ejecutiva. Y la ha tenido. Su borrador de reglamento enviado el viernes a los barones fue este lunes aprobado por unanimidad.

El próximo 13 de julio todos los militantes socialistas están llamados a votar para elegir a su futuro líder. Dos semanas después, los días 26 y 27 de julio, se celebrará el Congreso. Los mil delegados tendrán muy en cuenta la preferencia de los militantes aunque su decisión no sea formalmente vinculante. En el Congreso se cambiarán las normas para que en adelante los secretarios generales a nivel provincial, regional y federal sean elegidos por la militancia. Este quiere ser el legado de Rubalcaba a su partido.

Los aspirantes a la secretaría general tendrán que recabar el aval del 5% de los militantes. Ahora se va a hacer el recuento exacto de los afiliados pero se calcula que son 200.000 por lo que se necesitan 10.000 firmas. El borrador de Rubalcaba fijaba un límite máximo del 10% de esos avales, de manera que un solo candidato no acaparara más apoyos que los necesarios para dar juego a otros postulantes. Ese tope ha saltado, a petición de algunos líderes regionales, según la versión oficial. ¿Por qué? No hay respuesta unánime, aunque sí se precisa que en la ejecutiva el secretario general del Grupo Socialista y casi seguro candidato, Eduardo Madina, expresó su extrañeza. Para algunos ha sido una propuesta de Andalucía, porque así se hizo en su último congreso regional, en el que fue elegida Susana Díaz.

Los socialistas andaluces rechazan haber influido en esa decisión. Fuentes de la dirección regional aseguran que se ha hecho “lo mismo que en Galicia”, donde no había ningún tope máximo y atribuyeron a un “error” el que en el borrador de la consulta se incluyera la limitación de recogida de firmas. Lo achacan a que Ferraz “hizo un corta y pega” del reglamento de las primarias para la candidatura del Gobierno donde sí está previsto un techo de avales, informa Lourdes Lucio.

En las elecciones internas que se celebraron en el mes de julio pasado para la recogida de avales a los candidatos a la presidencia de la Junta, Susana Díaz recogió 22.880 firmas de militantes, casi la mitad (45.733) del total. Como siempre en estos procesos, una de las mayores quejas de sus adversarios se dirigieron a la dificultad de acceder a las lista de afiliados.

 A la tarea de recoger avales se pueden poner los aspirantes entre el 13 y el 27 de junio y una vez comprobados, al día siguiente, vendrá la proclamación provisional. La definitiva, el 2 de julio. Y empieza la campaña de los candidatos entre el 3 y el 12 de julio, y sin jornada de reflexión, los militantes votarán en sus agrupaciones el día 13 de julio en dos urnas: una para el secretario general y otra para elegir a los delegados que les representarán en el Congreso Federal.

Ni una pega a esta ruta en la ejecutiva que transcurrió con el impacto de la abdicación del rey Juan Carlos. El secretario general de las Juventudes Socialistas de España (JSE), Nino Torres, anunció que su organización iba a pedir un referéndum entre Monarquía o República y así lo hizo a primera hora de la tarde. Tanto Madina como el secretario general de los socialistas castellano-manchegos, Emiliano García Page, dieron por seguro que el proceso de elección a la secretaría general se cruzará con el debate sobre Monarquía o República. Las bases del PSOE son republicanas, recalcan dirigentes del partido, y es muy probable que los candidatos se vean interpelados sobre su opción, barruntan con preocupación en la dirección socialista.