Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REY ABDICA

El mensaje está en la imagen

Don Juan Carlos elige como fondo para su discurso una fotografía con su padre, don Juan

Otra instantánea con Don Felipe y la infanta Leonor, para mostrar la continuidad de la Monarquía

El Rey, junto a las imágenes que muestran la continuidad dinástica.
El Rey, junto a las imágenes que muestran la continuidad dinástica. EFE

Nada es casual alrededor del Rey cuando comparece ante las cámaras de televisión, y menos aún el día en que ha anunciado al mundo que, tras 39 años de reinado, había decidido abdicar en su hijo, el príncipe Felipe. Como es costumbre, el plató se ha montado en su despacho oficial, situado en el recinto principal del palacio de la Zarzuela. El mensaje, emitido poco después de la una de la tarde, se ha grabado solo dos horas antes de salir al aire y con un testigo de excepción: el príncipe Felipe. El heredero ha sido junto con el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, y el responsable de comunicación, Javier Ayuso, el encargado de aconsejar a su padre en lo concerniente al contenido de la alocución y a la puesta en escena.

Don Juan Carlos lleva muchos años enviando mensajes a través de las fotos que aparecen en su mesa cuando pronuncia sus tradicionales discursos navideños. En el último ha eligido una imagen de miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT); el año que nació la infanta Leonor, ella fue la protagonista; como los Príncipes ocuparon el lugar de honor el año de su boda. Este lunes, ha tenido a su espalda el cuadro que Jean Ranc hizo de Felipe de Borbón, futuro duque de Parma; a su derecha lucían dos banderas: la de España y la de la Unión Europea; y a la izquierda, dos fotos con gran significado, que elegidas como fondo a su discurso de renuncia, adquieren un importante valor. Junto a don Juan Carlos ha habido una imagen con su padre, el fallecido conde de Barcelona, y, al lado, otra más reciente en la que aparece con el príncipe Felipe y su primogénita, la infanta Leonor. De esta manera y en solo dos instantáneas ha quedado reflejada en la escena televisiva la continuidad de la Corona, la línea de sucesión que ya está hace tiempo asegurada, lo que ha permitido el relevo.

La foto del Rey, el Príncipe y la Infanta se tomó hace dos años, cuando se puso en marcha la página web del palacio de la Zarzuela. Ya entonces, la imagen fue presentada por los responsables de palacio como la representación del futuro de la Monarquía española.

Leonor, a sus ocho años, se va a convertir ya en heredera cuando su padre acceda al trono. Hasta ahora ocupaba el tercer lugar en la línea dinástica. Por eso tampoco fue casual que la hija mayor de los Príncipes de Asturias participara el pasado día 2 en un acto oficial con sus padres en la base aérea de San Javier (Murcia), organizado para conmemorar el 25º aniversario de la XLI promoción de tenientes de la Academia General del Aire (AGA), a la que don Felipe pertenece. La Infanta cumplió de manera impecable con el protocolo de la ceremonia. A partir de ahora su presencia en la vida oficial irá a más aunque para sus padres su educación sigue siendo su prioridad.

Don Juan Carlos ha usado para leer su mensaje de renuncia a la Corona un teleprompter, un aparato electrónico que refleja el texto de la noticia, previamente cargado en una computadora, en un cristal transparente que se sitúa en la parte frontal de una cámara. Su tono emocionado y sus ojos ligeramente empañados denotaban la intensidad del momento.

En la mesa libre de carpetas con los asuntos diarios de despacho, don Juan Carlos ha querido también que estuviera un ejemplar encuadernado en rojo de la Constitución, la que hace 39 años juró cumplir y hacer cumplir.

Más información