Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REY ABDICA

“Siempre dijo que moriría con la corona puesta”

La noticia de la abdicación ha pillado por sorpresa a gente de su propio entorno

"Me ha sorprendido muchísimo”, asegura José Ortega, que perteneció a la casa real

El Rey Juan Carlos reaparecía el pasado diciembre nueve días después de recibir el alta hospitalaria.
El Rey Juan Carlos reaparecía el pasado diciembre nueve días después de recibir el alta hospitalaria.

La noticia de la abdicación del Rey Juan Carlos I ha cogido por sorpresa incluso a gente de su propio entorno, a algunos de los que trabajaron con él durante años y siempre le oyeron decir frases del tipo: “Moriré con la corona puesta”, “Los reyes no abdican, se mueren en la cama”. Así lo recuerda José Ortega, que perteneció a distintos departamentos de la Casa del Rey entre los años 1983 y 1995 y viajó con los reyes por todo el mundo, primero como miembro del departamento de Protocolo y después como Jefe de la Oficina de las Infantas, la más cercana a la Reina.

“Me ha sorprendido muchísimo”, asegura. “Algo ha debido ocurrir este fin de semana o la semana pasada”, observa quien asegura que mantiene estrechos lazos aún con muchos de sus colaboradores. “Es cierto que a él le afectó mucho el escándalo con Corina y estuvo a punto de tirar la toalla entonces para vivir como quería vivir y con quien quería vivir los últimos años de su vida, pero nunca lo hizo, siempre dijo que se moriría siendo Rey”.

Con cierta fama de soberbio, “como todos los Borbones”, dentro y fuera del palacio de la Zarzuela, “el rey siempre ejercía de rey, más o menos cariñoso, pero no dejaba lugar a dudas”, recuerda Ortega, “y el príncipe y las infantas siempre lo tuvieron muy claro”. Buen amigo de la reina Isabel II, cuentan fuentes cercanas a su entorno, que bromeaba con ella: “Moriremos los dos con la corona puesta”. Incluso tras el anuncio de la abdicación en julio del año pasado del Rey Alberto II de Bélgica, “Juan Carlos insistió en que él nunca lo haría, vivía el reinado como un sacerdocio”.

Más información