Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz dará el paso hacia el liderazgo del PSOE si hay unanimidad

Madina se presentará si el congreso es abierto y Pedro Sánchez concurrirá sin condiciones

Susana Díaz, en el Parlamento Andalucía.
Susana Díaz, en el Parlamento Andalucía.

Susana Díaz, presidenta de Andalucía, presentará su candidatura para liderar el PSOE si “hay unidad inequívoca”. Con “división” no daría ese paso. Así lo aseguran dirigentes de la organización andaluza y también secretarios generales de otras federaciones. Son certidumbres tanto en la mayoría de los interlocutores consultados del socialismo andaluz como en el caso de los líderes territoriales de otras federaciones socialistas. Varios dirigentes de la ejecutiva de Andalucía y colaboradores de la presidenta creen que está dispuesta a atender las múltiples peticiones de que asuma esa responsabilidad. Ahora bien, recalcan que en ningún caso entrará en una “competición”, porque ella no ha hecho ningún movimiento, sino que “han ido a buscarla”. Así lo reconocen secretarios generales de otras federaciones. Han sido ellos los que la han buscado no solo ahora, tras la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, sino que el cortejo empezó mucho antes.

La presión es muy intensa, aunque también desde el ámbito andaluz hay pequeños sectores que temen ese paso por si pudiera menoscabar su proyecto para Andalucía.

Los consejos que le van a dar los suyos es que si asume esa responsabilidad tiene que ser sin fracturas y sin que sufra un rasguño que la debilite como presidenta de Andalucía. Ninguno de estos posibles peligros arredran a los barones territoriales, para quienes todo son ventajas y, además, no ven incompatibilidad. Tampoco el aún secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ve incompatibilidad entre las dos posibles responsabilidades de Díaz, según declaró el jueves a mediodía en el Congreso.

Ese día el secretario general saliente señaló que solo si había unanimidad de los líderes territoriales y posibilidad técnico-jurídica, organizaría el congreso del partido con un sistema de voto abierto a todos los militantes y no solo a los delegados, como ahora marcan los estatutos. La solución la presentará Rubalcaba el lunes en la reunión de la ejecutiva federal, pero de antemano los barones le han comunicado que los afiliados tienen que votar. Esta es la petición de Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos: “Le pido a la ejecutiva que presente una propuesta que incluya el voto de todos los afiliados. No hace falta que consulte, que la presente”.

Y si el día anterior los barones pidieron a Susana Díaz que se presentara, este viernes precisaron que la candidatura debe ser votada por todos los militantes. “Máxima participación de la militancia, en un congreso abierto y transparante”, pidió Emiliano García-Page, secretario general de Castilla-La Mancha. César Luena, de La Rioja; José Miguel Pérez, de Canarias; Javier Fernández, de Asturias... Uno tras otro. Esta apuesta la asumen en cualquier circunstancia. Ellos quieren a Susana Díaz, pero el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Eduardo Madina, anunció este viernes que había tomado la decisión de presentarse pero tenían que votar todos los militantes.

“El futuro es de los militantes, y no de unos pocos, por muy secretarios generales y muy respetables que sean”, dijo Madina a la Cadena SER. Si se presenta Susana Díaz —“Una gran compañera”— y compañeros de ese nivel “habrá un gran congreso”.

Sin condiciones anunció su candidatura el diputado madrileño Pedro Sánchez al periodista Carlos Herrera en Onda Cero. No desveló sus intenciones Carme Chacón. De momento, mantiene los reproches a Rubalcaba por haber creado confusión, le dijo a Susana Griso en Antena 3. Es lógica “la reacción de los barones al pedir a una persona que tiene la mayoría orgánica y de votos que se haga cargo de la situación", en referencia a Susana Díaz. No esperaba Chacón este escenario porque mucho más relevante para ella es “un progresista, un voto”, que un militante un voto. Es decir, el esquema anterior a que Rubalcaba se retirara.