Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de personas hace un escrache a la presidenta de la Sareb

Los activistas se han concentrado frente a la casa de la directiva del 'banco malo' al grito de "no toleramos ni un desahucio más"

Protesta frente a la casa de Belén Romana, presidenta de la Sareb.
Protesta frente a la casa de Belén Romana, presidenta de la Sareb.

Alrededor de un centenar de personas han participado en un escrache convocado por la Asamblea de Vivienda de Madrid, un colectivo que integra activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y el 15-M,  frente a la casa de la presidenta de la Sareb, Belén Romana, al grito de "no toleramos ni un desahucio más".

La concentración ha tenido lugar frente a un edificio residencial en un barrio situado en el norte de la ciudad de Madrid y los manifestantes, rodeados de un amplio dispositivo policial, han desplegado una pancarta en la que se podía leer "Si Sareb es nuestra, sus casas también".

Tras concentrarse frente al edificio, al grito de "Belén Romana sal y da la cara", la Policía ha hecho retroceder a los manifestantes hasta una calle paralela, donde, además, ha identificado a una decena de participantes en la movilización.

Durante la protesta se ha leído un manifiesto en el que la Asamblea de Vivienda de Madrid ha criticado el "desproporcionado" salario de Belén Romana frente a las pérdidas de 261 millones de euros de la entidad y ha pedido un encuentro con ella para poder "normalizar" la situación de las familias afectadas por los desahucios del conocido como banco malo.

Los manifestantes han asegurado que han reagrupado a 1.200 familias en 30 edificios que habían sido desalojados, entre las que se encuentran 90 personas vulnerables entre menores, ancianos y embarazadas frente a los "oídos sordos" del Gobierno y de las entidades bancarias.

La Asamblea de Vivienda de Madrid, que es una agrupación coordinada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y las asambleas de vivienda del 15-M, ha organizado este escrache a través de su plataforma de "Obra Social" que pretende "dar una respuesta a la emergencia habitacional que están viviendo miles de personas".

La Sareb es una sociedad que gestiona activos procedentes de la reestructuración bancaria y opera en el mercado con viviendas residenciales, edificios de oficinas, fincas rústicas, viviendas singulares y protegidas y suelos.