Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón mantiene el pulso, López se excluye y Madina gana tiempo

La socialista pide que se mantenga el calendario aprobado en el congreso de 2011

El diputado socialista Eduardo Madina, a la salida del Congreso. Ampliar foto
El diputado socialista Eduardo Madina, a la salida del Congreso.

Carme Chacón mantiene el pulso con la dirección del PSOE en la exigencia de primarias abiertas para elegir al líder del partido. Este jueves habló del “error” de Alfredo Pérez Rubalcaba y exigió en La Sexta que se mantenga el calendario aprobado en el congreso de 2011, en la conferencia política de 2013 y en el comité federal de 2014 para elegir primero al candidato y luego al secretario general. Y el diputado José María Barreda, que respalda a la exministra, aseguró abiertamente que “peor, imposible”, en referencia a la gestión de Rubalcaba en su retirada.

No aclaró Chacón si se presentará en el congreso extraordinario para ser secretaria general, como tampoco lo han hecho Eduardo Madina y Pedro Sánchez. Los dos aceptan el procedimiento de elección por todos los militantes, y Madina aseguró que esperará a que el lunes la ejecutiva federal establezca las normas con que se hará para decir si se presenta o no.

Sánchez explica que estos días hablará con diferentes dirigentes, incluida Susana Díaz, para decidir si da el paso. Otro de los posibles candidatos para liderar el PSOE, Patxi López, se ha apartado de la carrera y ha hecho expresa su renuncia con el argumento de que está “para ayudar y no para competir”.

Todos ellos coincidieron ayer en el elogio a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. Por ejemplo, Madina aseguró: “Nadie la admira más que yo”.

El matiz entre los aspirantes es que a la pregunta de si Díaz podría compatibilizar la secretaría general con la presidencia de la Junta, Madina respondió que sí, sin duda, mientras que Chacón explicó que la líder socialista andaluza ha dicho que quiere centrarse en su comunidad.

El tiempo de espera de todos ellos para decidir coincidirá con el que se ha dado Susana Díaz para aceptar o no presentarse para liderar el PSOE. Si lo hiciera, se lo pondría difícil al resto de posibles aspirantes, porque encabeza la mayor federación del partido, aunque el voto de los militantes sea personal y secreto. Si fuera así, Díaz necesitaría un portavoz parlamentario de confianza, y Madina y Sánchez sí son diputados.